Analistas recomiendan cubrirse 40% en dólares

La volatilidad en los mercados financieros se mantiene en este 2018, sin que los bonos argentinos puedan encontrar un piso, pero mostrando tasas de interés interesantes para una inversión de mediano y largo plazo. A su vez, las acciones, que aún muestran buen potencial para los próximos meses y años no logran encontrar una tendencia definida, acompañando la debilidad que han mostrado las acciones en Wall Street producto de los temores de un mayor proteccionismo de EE.UU.

Los inversores globales y locales todavía buscan aclarar el panorama y se muestran expectantes de nuevas definiciones. Para llevarlo a la parte operativa y traducirlo en estrategias de inversión, El Cronista consultó a Nora Trotta, presidente de Megainver, quien recomienda un portafolio con aproximadamente un 40% de activos en dólares.

Trotta destaca que “desde que comenzó el año los mercados financieros se encuentran atravesando una etapa de alta volatilidad, apuntalando una incertidumbre que no pareciera irse en el corto plazo. Las dudas sobre la cantidad de subas de tasas de la Fed con el nuevo chairman, el caso Facebook y, en las últimas horas el temor a una guerra proteccionista entre Estados Unidos y China, hicieron que los inversores busquen rebalancear sus portafolios hacia una cartera más conservadora”.

En cuanto a la parte local, Trotta sostiene que “en este contexto, Argentina sumó sus propias dificultades, cambiando las metas de inflación hacia fines de 2017 y emitiendo un gran volumen de deuda en los mercados internacionales durante enero. A su vez, teniendo en cuenta que desde hace un tiempo Argentina se mueve en línea con los mercados financieros internacionales, todos estos hechos llevaron a que los inversores redujeran la participación del riesgo argentino en sus portafolios”.

Desde el lado operativo, la presidente de Megainver considera que “dado el contexto financiero local e internacional y debido a la fuerte demanda de dólares por parte de agentes locales y externos, recomendamos ser cautos y mantener una posición dolarizada cercana al 40%. En este sentido, favorecemos instrumentos de corta duration para proteger el capital, como Letes del Tesoro en dólares con vencimientos hasta septiembre (con rendimientos cercanos al 2,75%), y bonos soberanos 2019 y 2020, con rentabilidades en torno al 4%”.

Además, Trotta resalta que “nos parece prudente posicionarse en la Lebac corta en un 20%, ya que se espera que el BCRA mantenga tasas reales positivas en su lucha contra la inflación. Asimismo, dentro de los instrumentos en pesos, nos resulta atractivo el segmento de bonos atados a la Badlar, que puede estar conformado por títulos públicos provinciales en un 10% y un 10% con menor volatilidad, en Fideicomisos Financieros y Obligaciones Negociables. A su vez, aplicamos otro 10% en bonos del Tesoro ajustables por inflación cortos”.

Finalmente, el 10% de la cartera, desde Megainver, sugieren destinarlo a acciones. “Asignamos un 10% a renta variable dado que entendemos que los fundamentals de la economía argentina siguen siendo buenos y además existe la posibilidad de re categorización a Mercados Emergentes, hecho que apuntalaría el flujo hacia este tipo de activo”.

La presidente de Megainver sostiene que “esta cartera se puede replicar con costos bajos y una operatoria sencilla, teniendo los fondos Megainver Renta Fija Dólares (40%), Megainver Ahorro (30%), Megainver Gestión (10%), Megainver Retorno Absoluto (10%) y Megainver Renta Variable (10%)”.


Artículos Relacionados