Apertura de licitación para la obra Complejo Penitenciario Provincia de San Juan 1° Etapa

El nuevo Complejo Penitenciario de San Juan consiste en un conjunto de establecimientos y servicios independientes, destinados al cumplimiento de las penas privativas de libertad de condenados varones mayores.

En su totalidad, tendrá una capacidad total de 1220 plazas y estará compuesto por 2 Unidades de Régimen Cerrado (URC1 y URC2) y 2 Unidades de Régimen Semi-Abierto (URSA1 y URSA2). Dentro del terreno asignado, se implantarán además, las áreas centralizadas y de apoyo. Todo distribuido en un Predio de 130Ha (aproximadamente) en la localidad de Matagusanos, departamento de Ullum, a una distancia de 42 kilómetros de la ciudad Capital de San Juan.  El presupuesto oficial de la licitación, asciende a la suma de  $1.658.250.750,00 , IVA incluido, con un plazo de ejecución de la obra de 1080 días corridos.

En la selección del predio, se priorizó la ubicación estratégica dentro del territorio de la provincia  atendiendo distintos parámetros, tales como el crecimiento de la trama urbana; aspectos socio – económicos; infraestructura vial y técnica; impacto ambiental, entre otros.

El predio presenta excelentes condiciones de accesibilidad, dado que se encuentra entre dos conectores urbanos importantes tales como la ruta nacional N° 40 y la ruta provincial N° 54, en proyecto de ser pavimentada.

La primera etapa del complejo, contempla una superficie de 43.220 m2, conformado por una Unidad de Régimen Cerrado con capacidad de 326 plazas;  una Unidad de Régimen Semi Abierto con capacidad de 284 plazas y el sector de Edificios de Apoyo, entre los que se destacan: edificios administrativos y alojamiento para el personal penitenciario; servicios generales; video vigilancia y telecomunicaciones; seguridad externa; Atención Primaria de la Salud; portería e infraestructura vial y técnica de uso penitenciario.

La configuración general y el diseño arquitectónico reflejan criterios penitenciarios actualizados. El concepto es una mayor apertura, sin poner en riesgo la seguridad de los internos, del personal y del establecimiento, alejados de la antigua idea de cárceles totalmente cerradas, controladas con métodos represivos.

Todas las unidades están proyectadas con el propósito, de que funcional y técnicamente sean independientes, dotándose a cada una de ellas de un conjunto de edificios con funciones especiales, tales como: Educación; Biblioteca; Talleres de Laborterapia; Salones de Usos Múltiples; Cultos; Deportes; Recreación.

Cada unidad, se encuentra dotada de varios edificios de alojamiento para internos con diferentes capacidades, al efecto propiciar la separación de los mismos en grupos homogéneos, como las normas nacionales e internaciones indican.

La componente tecnológica en materia de seguridad es de vanguardia, basada en la implementación de distintos sistemas integrales.

El proyecto de construcción del nuevo Servicio Penitenciario es el producto de un gran trabajo realizado con rigor estadístico, que permitió elaborar un diagnóstico sobre los problemas estructurales y coyunturales a partir del cual se construyó un plan de gestión con objetivos proyectables, medibles y realizables.

El Ministerio de Gobierno creó un equipo técnico de asesores especializados en arquitectura penitenciaria, encabezado por los arquitectos: Marcela León;  Sergio Luna; Modesto Sarmiento y Javier Ortega. Este equipo trabajó en el armado tanto de la propuesta funcional y técnica, tanto como en las especificaciones del llamado a licitación, trabajo realizado junto al Ministerio de Infraestructura y Obras Públicas.


Artículos Relacionados