Chile avanza en reforma tributaria con menos impuestos a las pymes

En un camino totalmente a contramano de la economía argentina, Chile se apresta a subirse al buen momento que atraviesa, con un crecimiento de 4,3% en el primer trimestre y 5,3% en el segundo, para crear un régimen impositivo muy favorable para pymes, las personas humanas propietarias de las empresas y en general, para la clase media.

El presidente Sebastián Piñera pretende hacer una reforma tributaria profunda, que realmente incentive a la inversión y sostenga los niveles de expansión que logró Chile.

Entre los principales anuncios que hizo Piñera esta semana, se destaca un régimen especial favorable para pymes que, además, permita computar lo que pagan las empresas contra lo que tengan que pagar las personas, comentó Ezequiel Passarelli, de la consultora SCI.

En la mayoría de los países vecinos existe este tipo de medidas de incentivo para las pymes, considerando que, en general, las pequeñas y medianas empresas representan más del 80% de la economía de un país; en el caso de Argentina, son casi el 90%.

El ministro del Interior reconoció, no obstante, que el Gobierno “no pudo resolver el déficit fiscal” al que calificó como “el principal problema del país de los últimos 70 años”.

En Uruguay, por ejemplo, existe un régimen simplificado para SRL que facturen hasta u$s 500.000 por año, con impuestos muy reducidos, que van del 3,30% al 12% de tasa efectiva sobre la facturación.

En Argentina, los empresarios cuentan con la Ley de Fomento a las Pymes, que trajo algunos beneficios para el sector (el IVA Trimestral, mayor cómputo del Impuesto al Cheque, estabilidad fiscal, entre otros), aunque no todas las empresas lo utilizan. Muchas ni siquiera son conscientes de que existen estos beneficios, quizás por falta de publicidad y promoción por parte del Estado, y en algunos casos, obtenerlos es bastante engorroso, como ocurre con el incentivo a la inversión en bienes de capital, para el cual hay que hacer muchos trámites a fin de obtenerlo, comentó Passarelli.

En esa línea, Piñera dijo que se creará un régimen más favorable para las pymes, que será simplificado y tendrá menores tasas de impuestos, lo que favorecerá a más de 150.000 pequeñas y medianas empresas de Chile.

Además, los impuestos pagados por las empresas serán crédito para los impuestos que deban pagar las personas, lo que favorecerá a los dueños de las pymes chilenas y a grandes sectores de la clase media.

De esa manera, se creará una especie de crédito fiscal que las personas podrán descontar en el pago de sus impuestos personales, por lo que las empresas hayan pagado oportunamente, enfatizó Passarelli.

Piñera también expresó que se buscará incorporar un Sistema de Depreciación Acelerada o incluso Instantánea para todas las empresas, lo que generará realmente un motivo para invertir en las compañías.

Esta medida también es utilizada por muchos países, salvo por la Argentina.

En Estados Unidos, por ejemplo, cuando una LLC (sociedad norteamericana) invierte en un camión, no se activa contablemente el bien y lo amortiza en el correr de la vida útil como se hace acá, sino que es una pérdida en el primer año en que se compra. De esa forma, se empieza a pagar Impuesto a las Ganancias recién cuando realmente se obtiene una renta(es decir, cuando los ingresos superan la inversión que se hizo en el camión) y no antes, ejemplificó Passarelli.

En Argentina, con la última reforma tributaria, el camino para incentivar la inversión fue totalmente inverso: en vez de dar un premio, evitar un castigo (una tasa más alta): aquel que reinvierta en la empresa pagará una tasa del 30% (los dos primeros años) y del 25% (a partir del tercer año posterior a la reforma). Por el contrario, aquel que decida distribuir las utilidades que obtuvo la empresa vía dividendos, seguirá pagando el 35% del Impuesto a las Ganancias.

El gran problema con esta medida que se tomó en el país, a diferencia de lo que pretende Chile, es la complejidad de ley argentina contra la simplicidad de la norma chilena.

En Argentina, a pesar que se establecieron sanciones a las simulaciones que se puedan hacer para evadir esta mayor tasa, será muy complejo para la AFIP fiscalizar que las empresas realmente reinvierten y sus dueños no se distribuyen el dinero de otra manera; por ejemplo, con un préstamo o en las cuentas particulares de los socios.

“La amortización instantánea o acelerada que propone Piñera, es superadora de la norma argentina”, opinó Passarelli

En materia de impuestos a la economía digital no hay diferencias entre la propuesta chilena y la última reforma tributaria argentina, que impuso el IVA, Ganancias y, en algunas provincias, Ingresos Brutos a las plataformas digitales como Netflix, Spotify u otras similares.

Por último, las donaciones a entidades sin fines de lucro serán totalmente deducibles del Impuesto a las Ganancias para las empresas, lo que busca incentivar la ayuda social a comedores, escuelas, etc.

En Argentina, existe un tope máximo del 5% sobre la utilidad de la empresa que se puede deducir del Impuesto a las Ganancias, más un cúmulo de exigencias de la AFIP; por ejemplo, que el pago sea por medios bancarios para evitar fraudes.

Cronista


Related posts