Con naftas y transporte, arranca el calendario 2018 de aumentos

Al menos cuatro actualizaciones en los precios de las naftas, dos aumentos de luz y gas, subas escalonadas en trenes, colectivos y subtes, más otros incrementos en prepagas, agua y peajes serán los desafíos que enfrentará este año el equipo económico para que la inflación caiga por primera vez en nueve años a menos del 20% y para poder cumplir la meta recalibrada de 15%.

Estos son los primeros ajustes que se esperan en 2018, el primer año par de la década que debería mostrar crecimiento y desinflación sostenida pese a todas estas alzas de precios.

Enero. En los próximos días, las petroleras, con YPF a la cabeza, aumentarían las naftas alrededor de un 5%, por la devaluación del peso sobre el final de diciembre y la recuperación del valor del crudo a nivel internacional (en máximos desde mediados de 2015). Será el primer año completo sin intervención del Estado en la materia. Por la reforma tributaria, también habrá correcciones en base a la inflación en abril, julio y octubre.

Esta semana, por su parte, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, anunciaría las nuevas tarifas de trenes y colectivos para la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano. Las versiones más firmes indican que el boleto mínimo de colectivo será un 33% más caro desde febrero, y pasará a costar $ 8. A fin de 2018, el boleto saldría entre $ 12 y $ 13 (aún con gran carga subsiada), por lo que habrá más ajustes a lo largo del año.

En la misma línea, el jefe de Gobierno de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, dispondría un alza de 27% en los subtes, hasta $ 9,50. Antes, según la oposición, debería convocar a una audiencia pública que valide las cifras.

Febrero. En orden a una reducción de los subsidios a la demanda de energía (el Gobierno aspira a subsidiar solamente el 18%), la electricidad aumentará un 12% promedio a nivel nacional en relación a los cuadros tarifarios vigentes a noviembre de 2017, a los que ya se les aplicó un incremento de 19%. Será el último incremento en el Valor Agregado de la Distribución (VAD) de Edenor y Edesur, que a partir de entonces recompondrán sus tarifas en base a la inflación. El siguiente retoque se realizará en agosto.

Existe la incógnita de lo que pasará con las naftas en torno a los precios del bioetanol con que se las cortan en un 12%. Energía revisa los costos de producción de los ingenios azucareros y las anhidradoras y podría haber definiciones para esa fecha.

En tanto, las prepagas subirán un 4%. Los planes de salud son ahora un 31% más altos que a principios del año pasado.

Abril. El gas se incrementará alrededor de un 40% (depende de la inflación acumulada entre el último trimestre de 2017 y el primero de 2018) y también será la última cuota para las distribuidoras en todo el país, ya que luego ajustarán únicamente su parte por inflación. La próxima actualización será en octubre.

Ese mes se sumará un aumento en el servicio de agua, que se pagará de acuerdo con el consumo de cada usuario.

 


Artículos Relacionados