EE.UU. limitará las inversiones extranjeras en firmas tecnológicas

El Departamento del Tesoro estadounidense prepara una serie de medidas para limitar las inversiones extranjeras y particularmente las chinas en empresas tecnológicas norteamericanas, al considerar que amenazan la seguridad económica y nacional del país.

Ayer, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, aclaró que las limitaciones a la inversión que prepara su Departamento no serán específicas para China sino que se aplicarán “a todos los países que estén intentando robar nuestra tecnología”.

En ese sentido, diversas fuentes señalan que la Casa Blanca prevé medidas que permiten considerar toda participación china en empresas estadounidenses del sector tecnológico, en particular de coches eléctricos, de robótica o de aeronáutica, como amenazas a la seguridad.

La legislación, de carácter urgente, sería presentada este viernes en un informe de Mnuchin, que aconsejará su implementación por un panel intergubernamental dividido en dos comités sobre las inversiones extranjeras en Estados Unidos y uno de ellos estaría dedicado únicamente a las inversiones chinas.

El secretario del Tesoro estudió opciones menos conflictivas, pero varios miembros de la administración y el presidente Donald Trump lo persuadieron finalmente de recurrir a herramientas más ofensivas. Otros altos funcionarios estadounidenses temen que esto afecte a las empresas estadounidenses implantadas en China.

Una versión que circuló fue que las restricciones impedirían que firmas con al menos un 25% de capital chino compren empresas de Estados Unidos con “tecnología industrialmente significativa”, aunque Mnuchin tuiteó que serían “noticias falsas”.

El gobierno en Beijing adelantó que “vigila” esas informaciones de prensa y pidió a Washington “dar una mirada objetiva a las actividades comerciales de empresas chinas” y que les “procuren un entorno equitativo, favorable y previsible para sus inversiones”.

“Alentamos a las empresas chinas a seguir las máximas del mercado y las reglas internacionales, y que respeten las leyes y reglamentos locales” en sus actividades en el extranjero, dijo un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino. Las inversiones chinas en EE.UU. “crearon muchos empleos en el lugar y generaron ingresos fiscales”, y abrieron a las firmas estadounidenses “nuevos canales para hacer negocios internacionales”, insistió.

Días atrás Trump -que insiste con reducir el déficit comercial con China, que alcanza actualmente los u$s 375.000 millones- amenazó con aplicar aranceles a u$s 450.000 millones de importaciones chinas si ese país amplifica su represalia a las decisiones estadounidenses.


Related posts