El BID reclamó a mineras mayor beneficio social para comunidades

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) demandó a las empresas mineras que operan en América Latina a adoptar muchos más programas de beneficio social para las comunidades donde trabajan.

“Es necesario hacer un trabajo conjunto entre mineras, gobiernos y comunidades en torno a proyectos mineros, dijo Luis Alberto Moreno, presidente del BID, en un panel de discusión organizado por el Consejo Canadiense para las Américas (CCA), organismo dedicado a analizar la relación de Canadá con las Américas.

En el foro, realizado en el marco de la convención internacional minera PDAC 2018 que comenzó el domingo, los expositores analizaron cómo la minería puede y debe ser un agente de desarrollo inclusivo en Latinoamérica y el Caribe.

Pamela Goldsmith-Jones, secretaria parlamentaria del ministro de Comercio Internacional de Canadá, Francois Philippe Champagne, afirmó que Canadá lleva a cabo una “agenda progresista en el sector para que “todo mundo se beneficie.

La parlamentaria habló de la queja presentada ante la Oficina del Ombudsman para la Empresa Responsable (CORE) sobre el apoyo de la embajada canadiense en México a la minera Blackfire en Chiapas, acusada de violaciones laborales por familiares de un minero asesinado.

Goldsmith-Jones confió en que “las mineras puedan trabajar con el ombudsman y reconoció que “hay casos que representan un reto, ha habido cuestionamientos por parte de organizaciones no gubernamentales y defensoras de derechos humanos para llamar a alguien a cuentas y esperamos hacer un mejor trabajo en ese sentido.

En el foro del CCA se habló de casos de corrupción de los que no es ajeno el sector minero latinoamericano.

A respecto, el presidente del BID se dijo optimista de que gracias a la velocidad de las comunicaciones los ciudadanos están más conectados, mejor informados y pueden exigir más transparencia.

“Cuando los hay, un escándalo baja la credibilidad y el reto de los líderes políticos es volver a reconstruir la confianza, agregó Moreno.

Brent Bergeron, vicepresidente ejecutivo de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad de Goldcorp Inc., dijo que anteriormente la decisión de la empresa para invertir en un país era asegurar un buen retorno, pero que ahora también evalúan el “riesgo social y político en cada país.

Paulo de Sa, asesor senior del BID, dijo que es necesario “territorializar la industria minera para “darle el aspecto de desarrollo social.

“En el pasado los códigos mineros decían que la minería tenía prioridad sobre cualquier otra actividad, incluso la agricultura, pero ahora se está volviendo muy difícil hacer eso sin que haya integración con los planes de desarrollo nacionales, especialmente en cuanto al desarrollo de la economía local, afirmó.

Daniel Kaufmann, presidente de NRGI, reconoció que el progreso social en la minería no sólo ha sido “insuficiente sino en muchos casos ausente.

“Parte del problema de ser muy rico en recursos naturales es que los incentivos se vuelven perversos y sobre todo en los tiempos de bonanza, cuando la lógica dictaría que usemos esos fondos para invertir en el futuro de nuestros hijos, más educación, más salud, instituciones modelo.

Ejemplificó que si Venezuela hubiera ahorrado 10 por ciento de sus ingresos durante un periodo de bonanza “ahora tendrían 90 mil millones de dólares, pero en lugar de eso están en quiebra, el país es un caos.

En el contexto de este foro se criticó que la industria minera no alcanza la igualdad de género y que es necesario incorporar a más mujeres. Incluso se reconoció que “ellas son muy buenas conductoras de camiones, según expresó el directivo de Goldcorp.

Los expositores coincidieron en que se terminó el tiempo en que se creía que si una mujer entraba a una mina eso afectaría las posibilidades de encontrar más metales preciosos. De hecho, en Colombia existió hasta 2015 un decreto que prohibía a las mujeres entrar a una mina.

“Las mujeres tenemos que recorrer un largo camino para poder ser parte de la industria minera, pero por algo se empieza y por eso estamos aquí, dijo Eurídice González, directora de McEwen Mining en Sinaloa, México, a través de un video que se transmitió.

“Si en el mundo somos mitad mujeres y mitad hombres, ¿por qué en la industria minera no se toma ventaja de esta otra mitad?, se preguntó González.


Related posts