El Gobierno apura la baja del déficit y afecta la obra pública

El Gobierno comunicó hoy el resultado fiscal de mayo, que arrojó un rojo de $7.800 millones sin contar los intereses, y con este resultado acumuló un déficit de $49.100 millones, un 44% menos que lo registrado en los primeros cinco meses de 2017. Este resultado se consiguió gracias a una mayor recaudación, una caída de las transferencias a las provincias y una menor ejecución de las partidas asignadas a la obra pública. 

De acuerdo con un análisis de la consultora LGC, las transferencias a las provincias y obra pública fueron las “variables de ajuste” en mayo. “Las primeras cayeron 29% ia (-44% ia real) y la segunda 11% ia (-29% ia real)”, indicó la consultora.

Estos números también se replican en el acumulado del año, ya que en los primeros cinco meses los giros a las provincias cayeron un 25% interanual y los gastos de capital, un 37%.

Los ingresos totales, en tanto,  alcanzaron $209.415 millones y mostraron la mayor suba del año (+33,4%), según comunicó Hacienda hoy en un comunicado. Por su parte, los recursos tributarios alcanzaron $ 191.238 millones y se expandieron al 30,2% anual, con subas significativas en IVA (+49,4% i.a.), Créditos y Débitos (73,8% i.a.) y Aportes y contribuciones de la Seguridad Social (+21,8% i.a.).

Rafael Flores, de ASAP, indicó en diálogo con El Cronista que la reducción del déficit primario fue resultado de una caída en la inversión en obra pública y los giros a las provincias, además de una recaudación que crece porque todavía no siente el cimbronazo de la caída de la actividad.

“Hacia adelante, el ritmo de expansión de recursos se va a desacelerar y hay que ver qué margen tiene el Gobierno para mantener este resultado, sobre todo por el crecimiento que muestra la partida de los subsidios, sobre la cual hay incertidumbre por el cambio de ministro”, indicó Flores.

El esfuerzo para ajustar los gastos primarios “se diluye”, según LGC, cuando se mira cómo impacta el pago de intereses en las cuentas públicas.

“En 5 meses, el resultado primario sumó $ 49.200 M y resultó 44% inferior al de un año atrás. Pero la carga de intereses ($ 113.160 M), generada por financiar el gradualismo fiscal, subió 48% licuando la “ganancia” fiscal del ajuste del gasto. En total, el resultado financiero ($ 162.300 M) cayó apenas 0,8% ia”, indicó la consultora en un informe.

Por su parte, desde Ecolatina señalan que si bien se desaceleró el ritmo de expansión del pago de intereses, siguen encendidas las “luces de alerta”. “Esta partida escaló casi 50% i.a. en los primeros cinco meses del año, al pasar de $76.500 millones (0,7% del PBI) a $113.200 millones (0,8% del PBI). Además, pasó de representar el 10,5% de los ingresos tributarios en enero-mayo de 2017 a más de 13% en igual período de 2018“, detallaron.

Cronista


Related posts