El Gobierno habilita aumentos ocultos de hasta 12% en Precios Cuidados

El 7 de septiembre, el Ministerio de Producción emitió un comunicado en el que anunció que se prorrogaba el programa “Precios Cuidados” hasta el 6 de enero de 2019, con 550 productos y un aumento promedio del 3,1%. La característica principal de este plan es que los precios fijados para los productos que participan no se modifican hasta el vencimiento, de manera de darle previsibilidad al consumidor e impulsar las ventas en momentos de alta inflación y retracción generalizada de la demanda.

Pero esta premisa no se cumplió y los precios del plan ya no son tan “cuidados”. De acuerdo con fuentes de varias empresas de consumo masivo que participan, y en base a un exhaustivo análisis comparativo de los valores anunciados en septiembre y los que hoy figuran en la página web del programa, muchos productos volvieron a subir de precio este mes, con el aval de la Secretaría de Comercio Interior. El promedio de aumento observado es del 5%, pero algunos alcanzan al 12%.

Al momento de la renovación, las empresas habían dejado trascender -de hecho, El Cronista se hizo eco de ello- que el Gobierno les había prometido, de palabra, volver a discutir los precios en los casos en los que, por la suba de costos, fuera necesario. Tanto es así que el propio Gobierno, ante la consulta de este diario, lo reconoció. De todas maneras, en el comunicado oficial en el que se anunció la extensión del programa no se hace mención a la posibilidad de que vuelva a haber aumentos y plantea claramente que se extenderá hasta el 6 de enero.

El promedio de aumento observado es del 5%, pero algunos alcanzan al 12%

Pero lo que sucedió es que, amparados en ese compromiso verbal, las compañías no dejaron pasar un mes que ya fueron a intentar negociar nuevas alzas y eliminar algún producto que ya no le convenía que figure dentro de “Precios Cuidados”. Según el análisis comparativo realizado, uno de los productos que más escaló respecto del precio convenido a comienzos de septiembre fueron los pañales Huggies, que se venden 12% más caros. De $ 102,47 que la empresa anunció que vendería el paquete de 22 unidades, lo subió a $ 115,27.

Otros ítems que subieron fueron los siguientes: la botella de aceite de girasol Natura de 500 ml, que subió de $ 33,11 a $ 35,59 (7,4%); el medallón de carne bovina express de Paty por cuatro unidades por 276 gramos, que aumentó de $ 46,49 a $ 47,89 (3%); la yerba mate Nobleza Gaucha por 500 gramos, al pasar de $ 31,48 a $ 33,06 (5%); los fideos Regio -tanto el tallarín como el mostachol-, que treparon desde los $ 17,15 a los $ 18 (4,9%) en un mes; y la leche entera en sachet La Armonía de 1 litro, cuyo valor escaló desde $ 19,75 hasta los $ 20,73 (4,9%).

En el caso de los productos de Molinos Río de la Plata, fuentes de la empresa confirmaron las subas, pero las justificaron por el “gran desfasaje que hubo de los costos”. “Son ajustes muy puntuales, pero ni de casualidad se cubren los costos”, precisaron las fuentes.

Las autoridades de la Secretaría de Comercio Interior, que dirige Ignacio Werner, avalaron estos ajustes porque buscan que el programa sea sustentable y que las compañías que participan no incurran en desabastecimiento, como ocurrió en otras oportunidades. Por eso, habilitó a las firmas a pedir aumentos cuando lo consideren necesario. El planteo oficial es que se trata de un programa social y que el objetivo de máxima es que los precios se mantengan estables hasta enero, pero priorizan que haya producto en las góndolas, según las fuentes del sector privado.

Desde el organismo afirmaron que efectivamente están “focalizados en el buen funcionamiento del programa a los fines de garantizar la presencia de los productos en góndola”. “En este sentido, el programa es dinámico, por eso sumamos al actual acuerdo productos para celíacos y de la canasta navideña; y en casos particulares, puede haber correcciones de precios en productos puntuales. Trabajamos junto a las industrias y las diferentes cámaras de supermercados para cuidar a los consumidores y ofrecer una referencia de precios en las góndolas”, respondieron fuentes de la cartera.

Desde Cabrales, también reconocieron los aumentos de dos de los tres productos que participan del programa. En el caso del café molido La Planta de 250 gramos, de los $ 78,25 acordados en septiembre, hoy el precio autorizado es de $ 82,27. En el caso del té en saquitos Big Ben por 50 unidades, la diferencia fue mayor, ya que trepó de $ 31,50 a $ 33,90, lo que equivale a un 7,6% de aumento. “Nos pidieron que seamos lo más cautelosos posible. Yo no quiero aumentar, pero cada vez que me aumentan los proveedores, no me queda alternativa”, señaló Martín Cabrales.

“Yo no quiero aumentar, pero cada vez que me aumentan los proveedores, no me queda alternativa”, señaló Martín Cabrales.

En el caso de los lácteos, además de la leche La Armonía, también subió el dulce de leche Casanto, al pasar de $ 30,23 a $ 31,74; y la leche en polvo entera instantánea con vitamina A y D en paquete Purísima por 400 gramos, cuyo precio subió de $ 61,49 a $ 63,34. También es más cara la mermelada de durazno Dulcor en frasco de 454 gramos (subió 8%, desde los $ 27,1 a $ 29,27) y el pan salvado lactal de 350 gramos de Bimbo, que trepó de $ 37,8 a $ 40,45.

Y la lista continúa. No sólo de aumentos, sino de productos que las empresas decidieron quitar del programa por un tema de costos.

Cronista


Related posts