Elecciones en Paraguay: el conservador Abdo Benítez ganó con 47% de los votos

Paraguay elige hoy un nuevo presidente. Y una vez más, como desde el regreso de la democracia en 1989, el conservador Partido Colorado, de la mano de Mario Abdo Benítez, volvió a imponerse con el 46,59 por ciento de los votos, frente a Efraín Alegre, de la alianza opositora GANAR, tras el escrutinio de más del 95% de las mesas de acuerdo con el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE). 

“Voy a liderar un gran proceso de diálogo nacional”, dijo Abdo a la prensa en el jardín de su casa al iniciar la jornada electoral, poco antes de votar y de visitar la tumba de su padre en un cementerio de Asunción.

Abdo Benítez gobernará por cinco años y heredará un país con una economía que creció sostenidamente los últimos años gracias a las exportaciones de materias primas y la inversión privada, pero que tiene una distribución muy desigual de la riqueza y más de un cuarto de la población en la pobreza.

“Todavía tenemos deudas sociales. Tenemos una pobreza que si bien se ha bajado (…) no hay explicación de que tengamos  pobreza”, reconoció Cartes al salir del local de votación.

El saliente mandatario, quien intentó sin éxito cambiar la Constitución para postularse a un segundo período consecutivo,  es candidato al Senado, al igual que los expresidentes Nicanor Duarte Frutos y Fernando Lugo.

Por su parte, GANAR fue la alternativa surgida a partir de un pacto opositor entre el partido Liberal y la organización de centroizquierda Frente Guazú, la única versión que pudo vencer al Partido Colorado en 2008, de la mano del exobispo Fernando Lugo.

Los planes de Benítez

“Marito”, como se conoce popularmente al aspirante por el oficialismo, promete mantener la política económica vigente, basada en las exportaciones agrícolas. Se comprometió a mantener la actual estructura de impuestos bajos y exenciones para estimular la inversión extranjera y la producción agropecuaria. Paraguay es el cuarto exportador mundial de soja y un importante productor de carne vacuna, algo que su rival propone modificar.

Aunque avisa que va por algunos cambios. Entre ellos llevar a cabo una reforma del Poder Judicial, que considera corrupto.

Abdo Benítez es hijo de quien fuera el secretario privado de Alfredo Stroessner durante la última dictadura militar. Y aunque hizo numerosas declaraciones reinvinicando ese período de la historia y de que no es poca la población paraguaya que recuerda positivamente ese período de la historia, ese pasado le generó algunos cuestionamientos. Al punto de que debió reiterar en muchas oportunidades sus críticas a las violaciones a los derechos humanos ocurridos.

Sin embargo, los treinta años transcurridos y el hecho de que él fuera un niño en ese tiempo le permitieron mostrarse como alguien que superó las contradicciones y que promete una síntesis entre lo mejor de “los buenos viejos tiempos” y los vientos democráticos actuales.

Alegre fue el candidato que pretende disputarle la hegemonía a la fuerza gobernante. Pero para hacerlo su partido Liberal debió reeditar la coalición con el izquierdista Frente Guazú, que en 2008 los había llevado al gobierno y que convirtió a Fernando Lugo en el único presidente no colorado desde 1947. Sin embargo, las negociaciones esta vez fueron mucho más complicadas si se tiene en cuenta que los liberales impulsaron el juicio político que destituyó al ex obispo de la presidencia. Sin embargo, ambas fuerzas comprendieron que si no se presentaban juntas el acceso al poder sería imposible.

 


Related posts