Empresarios en los EE.UU. piden estabilidad en políticas a largo plazo para invertir

Previsibles. Esa es la palabra más usada por estos días en boca del presidente Mauricio Macri. El capital internacional está a la expectativa de lo que suceda en la Argentina pos electoral pero busca previsibilidad a largo plazo y eso es lo que más escucharon los funcionarios que participan en la gira que por los Estados Unidos.

Mauricio Macri aseguró ayer en Nueva York que la Argentina está frente a “una oportunidad única” para liberar sus potencialidades y que “en este momento del mundo, resulta muy atractiva para las inversiones”.

Desde la Casa Rosada se esforzaron a asegurar que Macri “no volverá con ningún anuncio de inversión”, sino que estos viajes “sirven para aceitar las relaciones con los empresarios, explicar las reformas que queremos llevar adelante y mostrar consenso con otras fuerzas políticas”.

La intención es bajar la expectativa porque los tiempos empresarios son muy diferentes a los políticos, y eso quedó claro en el ya olvidado latiguillo de la “lluvia de inversiones”.

Pero la Argentina tiene una historia de idas y vueltas, de las que el Ejecutivo busca a toda costa despegarse y transmitir estabilidad.

Luego de asegurar que el país “está combatiendo los principales problemas como el déficit y la inflación”, el jefe de Estado destacó que ayer almorzó frente a 140 CEOs de compañías de gran porte intentó persuadirlos de que inviertan en la Argentina porque “ningún país tiene tanto potencial” pero para que deje de ser sólo potencial “necesitamos socios”.

En otra parte de su discurso, el presidente señaló que se está “trabajando para lograr reformas tributarias que permitan mejorar la producción y que más empresas vengan a invertir a la Argentina” y que estas modificaciones apuntan a “reducir los impuestos, sobre todo aquellos que penalizan las exportaciones”, y en bajar en un punto el déficit fiscal para el año próximo.

Pero algunas de las empresas que participaron del encuentro están sufriendo algunos de los cambios propuestos, una de ellas son las bebidas gaseosas.

Directivos de Coca Cola se reunieron con Macri y aseguraron a El Cronista que “la reunión fue positiva, pudimos acercarle al Presidente nuestra preocupación acerca del impacto negativo que el incremento en impuestos internos propuesto para las bebidas gaseosas puede generar en nuestra cadena de valor, que va desde productores agrícolas hasta pequeños comerciantes”. Y que la respuesta que recibieron es que “continuarán las conversaciones con su equipo”

Pero, más allá de los encuentros uno a uno, y que Macri dijo que a través de la vía del diálogo y el consenso “podamos seguir avanzando”, el Presidente señaló que enfrenta “una fuerte batalla con los sindicatos” y fue bastante tajante al señalar que las reformas se harán “aunque los sindicatos no estén de acuerdo”.

Respecto de este punto, una fuente que participó de los encuentros aseguró a El Cronista que un grupo de banqueros estadounidenses explicaron que para recibir inversiones “deben demostrar qué hay consenso en la línea a seguir y no que sea impuesta. La idea es que los cambios se mantengan en el tiempo”.

Esa estabilidad es la que se busca mostrar con la presencia de otras fuerzas políticas. En este caso, fueron los gobernadores peronista Juan Schiaretti (Córdoba), Gustavo Bordet (Entre Ríos), el socialista santafesino Miguel Lifschitz y Omar Gutiérrez del Movimiento Popular Neuquino (Neuquén).

Aunque según confiaron a El Cronista fuentes provinciales hubo malestar “porque llamaron a último momento, lo que no nos dejó posibilidad de armar una agenda propia. La verdad es que no sabemos si es improvisación o es a propósito”, en sus discursos se mostraron acompañando la gestión.

Bordet consideró que “la Argentina tiene una gran oportunidad con el modelo que est desarrollando el Gobierno”

Por su parte, Schiaretti señaló que “fueron muy importantes las reuniones con los inversores, porque se observa su voluntad de apostar por la Argentina y de que a nuestro país le vaya bien” y anticipó que una de las firmas interesadas en invertir “es la fábrica de helicópteros Sikorsky Aircraft”. Por parte, Gutiérrez fue el encargado de explicar el acuerdo multisectorial que permitió invertir en Vaca Muerta.

 

 


Artículos Relacionados