¿Qué pasará con el precio del oro?

El oro está de capa caída, desde 2016, cuando tocó el mínimo en 1.131 dólares por lingote no había vuelto a desplomarse con tanta fuerza. Ha comienzos de 2018, de hecho, llegó a superar los 1.356 dólares. Desde entonces, la tendencia bajista ha sido continuada y en agosto tocó mínimos al cotizar en 1.176 dólares. Actualmente, el precio de un lingote está en el entorno de los 1.185 dólares.

¿Por qué baja?

El oro es un valor refugio para muchos inversores, el metal precioso es un seguro que, aunque con variaciones en el precio siempre consigue mantener una cotización más o menos estable. El precio del oro suele subir cuando la renta fija de los principales países tiene una rentabilidad baja. Por tanto, la subida de tipos de la Reserva Federal estadounidense (Fed) es uno de los grandes condicionantes de la bajada en el precio del oro.

La subida de tipos, la octava consecutiva, y el anuncio de cuatro nuevas elevaciones entre el final de 2018 y en el tránsito de 2019 eleva la rentabilidad de la renta fija estadounidense y muchos inversores deciden cambiar el metal precioso por los bonos del país norteamericano. Ambos, se muestran como activos seguros y de un riesgo bajo-medio para los inversores. Por tanto, el que ofrezca mejor rentabilidad es el que tiende a aumentar la inversión.

A pesar de todo, varios analistas apuntan a que es probable que el precio de la onza baje de los 1.170 dólares o incluso que llegue a los 1.160. Pero, apuntan que en 2019 es probable que pueda volver a subir por encima de los 1.300 dólares.

¿Una burbuja?

Por otro lado, hay quienes ven en esta caída del oro algo definitivo y la confirmación que el metal precioso ha vivido una burbuja desde que estalló la crisis en 2008. A decir verdad, la cotización del oro ha crecido de una manera abrumadora en los últimos años. En 2006, una onza cotizaba a 556 dólares. En 2002 superó por poco los 290 dólares. Sin embargo, el estallido de la crisis hizo que muchos inversores se refugiasen en el metal precioso.

Entre 2008 y 2012, un lingote pasó de costar 920 dólares a 1.733 dólares. Precisamente, desde 2012, la cotización del oro ha bajado de manera ininterrumpida. Solo dos años después, en 2014 el oro ya costaba 500 dólares menos que en 2012. Aunque, desde 2014, el precio se ha mantenido más o menos estable moviéndose entre los 1.400 dólares y los 1.150.

FyM


Related posts