Empresarios preocupados por el nivel de las tasas, la devaluación y su impacto en el empleo

La conducción de la Unión Industrial Argentina (UIA) estimó que la actividad fabril para 2018 caerá 2,3% interanual y alertó sobre un “impacto en el nivel de empleo” en sectores particularmente afectados.

Así se desprendió durante la reunión de Junta directiva que se realizó esta tarde, en la que se abordó la situación sectorial-regional del país, se analizó la coyuntura económica, la actualidad industrial y PyME y las dificultades financieras en la actual coyuntura.

Durante la reunión, industriales de todas las provincias manifestaron “preocupación por la caída en el volumen de ventas y el impacto que dicho descenso produce en la actividad”, y plantearon que “los efectos del stress financiero observado en los últimos meses se sienten con mayor intensidad en los sectores PyMEs y en las economías regionales”.

En este contexto, las postergaciones del ajuste por inflación a los balances y la rebaja en el impuesto a los débitos y créditos bancarios, junto con la eliminación de los beneficios regionales previstos en el Decreto 814/01, complican aún más las perspectivas para el sector productivo”, comunicó la entidad. 

Pichetto recibió a un grupo de legisladores y gobernadores para avanzar con la exención impositiva a viviendas únicas de hasta $ 18 millones. Pero los mandatarios provinciales quie …

Con el objetivo de morigerar los efectos negativos de la coyuntura financiera, los industriales analizaron una serie de medidas para el sector productivo como programa de bonificación de tasas, inversiones en activos PyMEs y línea de crédito productivo.

Los miembros de Junta Directiva señalaron que “la puesta en marcha de estas iniciativas es prioritaria, ya que el esquema monetario vigente podría extender las tasas elevadas durante más tiempo que el esperado, complicando la sostenibilidad del entramado PyME e industrial”.

El departamento PyMI y Desarrollo Regional presentó un informe en el que analizó la evolución de las variables del sector, según el cual la actividad industrial cayó 4,1% en agosto y para el acumulado de 2018 se espera una contracción cercana al 2,3%.

Si bien la mayoría de los sectores experimenta una caída de la actividad, en aquellos con mayor participación de pymes como textil, calzado, juguetes, gráficos, plásticos. madera y muebles, metalmecánica,  economías regionales, entre otros, se estimó “una caída más pronunciada que la del promedio de la industria, con su consiguiente impacto en el nivel de empleo”.

El trabajo también planteó como ‘aspecto positivo‘ la continuidad en la mejora de las exportaciones, al señalar que ‘entre enero y agosto, las ventas externas de manufacturas de origen industrial (MOI) crecieron 12,5% y las manufacturas de origen agropecuario (MOA) “sin oleaginosas” crecieron 12,9%.

También se resaltó que “la profundidad del sistema financiero en Argentina es de las más bajas del mundo” y que si bien el mercado cambiario se estabilizó, el elevado costo de financiamiento impacta negativamente en el sector productivo.

Como ejemplo se citó que “las tasas de adelanto de cuenta corriente para las PyMEs pasaron del 35% en septiembre de 2017 al 64,7% en septiembre de 2018”, mientras que el aumento de la tasa de interés generó que se redujera la participación del crédito PyME en el total de los créditos totales (menos del 3% del PBI), y se incrementó la cantidad de cheques rechazados.

El encuentro, que se desarrolló en la sede porteña, estuvo encabezado por el presidente de la entidad, Miguel Acevedo; los vicepresidentes Daniel Funes de Rioja, Cristiano Ratazzi, el director Ejecutivo, Diego Coatz; el secretario Alberto Álvarez Saavedra, y el Tesorero Héctor Mota.

Cronista


Related posts