Empresarios temen que un dólar a $ 25 provoque una recesión industrial

El dólar volvió a la escena con más fuerza que nunca, sobre todo esta semana luego de que el Central saliera a realizar ventas de volúmenes históricos para contener el alza de la divisa. Está en los medios, en las mesas de café y hasta en la mesa familiar.

Hoy, un encuentro organizado para periodistas por Industriales Pymes Argentinos (IPA), para dar a conocer una serie de datos sectoriales, se convirtió en caja resonancia, además, del nerviosismo cambiario reinante. Daniel Rosato, presidente de IPA, aprovechó el contacto con la prensa en un restaurante porteño para alertar por el efecto recesivo que generará en la actividad manufacturera una crisis inflacionaria a partir de la falta de control del mercado cambiario. Sin embargo también señaló que, si el Central echa mano de la medida más recurrente que ha usado hasta ahora la autoridad monetaria para gerenciar el combo dólar/inflación, a través la suba de la tasa de interés, se “retraerá la producción y la renta financiera ahuyentará inversiones en dólares, en un contexto de volatilidad global”.

“Existe un fuerte peligro ante la necesidad del Gobierno de controlar al dólar. Por un lado, está vendiendo grandes sumas de dólares para evitar una disparada y a la vez eleva la tasa de interés. Es sabido que una devaluación se trasladará inmediatamente a precios, que son costos para las pymes, mientras que las fábricas no pueden hacer correcciones ya que el mercado interno está casi paralizado”, enfatizó Rosato.

El presidente del IPA señaló, además, como antecedente peligroso la decisión de Estados Unidos de elevar la tasa del Tesoro lo que convirtió al país norteamericano en una aspiradora de fondos a nivel global gracias a su fortaleza de mercado, en el medio de un mercado mundial volátil.

“La implementación de la renta financiera a las Lebacs provocó una fuga de capitales en dólares hacia EE.UU, lo que reducirá el flujo de capitales en el medio de una venta masiva de divisas estadounidenses para evitar una corrida del dólar en la Argentina”, advirtió Rosato.

También señaló que el aumento de la tasa de interés local de 2,5% mensual generará un “desinterés total” de inversiones extranjeras que planchará la actividad industrial. “La caída de la Bolsa se convirtió en otra mala señal para las inversiones”, se lamentó el referente del IPA.

“¿Qué pasa si el Gobierno decide liberar el mercado y el dólar se instala en 25 pesos? Inmediatamente esa devaluación se convierte en inflación, con aumentos en costos que las Pymes no podemos trasladar a precios porque el mercado está en el mínimo. De esa manera se paralizará la producción industrial ante un mercado está ofertado”, afirmó Rosato.

Cronista


Related posts