En rechazo a la reforma previsional, la CGT define entre un paro parcial o una movilización

Dispuesta a desmarcarse del Gobierno tras su respaldo al proyecto de reforma laboral, la CGT definió ahora poner la guardia en alto para rechazar la iniciativa oficial que pretende modificar el sistema previsional. Considera que atentará contra el poder adquisitivo de los jubilados.

Por eso, el triunvirato de mando de la central obrera convocó de urgencia a su mesa chica para el jueves. Se definirá una movilización de protesta al Congreso para la semana que viene, aunque hay dirigentes, sobre todo vinculados al rubro del transporte, que empujan por llamar a un paro parcial, de 6 o 12 horas.

“No vamos a aceptar ningún cálculo que atente contra el poder adquisitivo de las jubilaciones. Antes de fin de año habrá una protesta: será una movilización, un paro parcial, no lo sé. Lo resolveremos en el consejo directivo. Estamos terminantemente en contra de la reforma previsional”, dijo a Juan Carlos Schmid , uno de los integrantes del triunvirato de mando de la central peronista.

Sin precisiones aún sobre la modalidad del reclamo, lo más probable es que los sindicatos se movilicen al Congreso el día en que se trate en el recinto el proyecto oficial. Eso se evaluará el jueves y se definirá la semana que viene en la reunión de consejo directivo cegetista. A la convocatoria de la CGT se le podrían sumar otros sectores, como la CTA de los Trabajadores, que lidera Hugo Yasky , y el sector de la CTA Autónoma que responde a Pablo Micheli . Hoy, Micheli llamó a un paro de su sector para el miércoles próximo.

La sesión de la reforma previsional podría concretarse la semana que viene, entre el martes y el jueves. Así, las protestas gremiales coincidirían a la vez con otro aniversario de los disturbios del 19 y 20 de diciembre de 2001 que sentenciaron a la gestión del radical Fernando de la Rúa. “No es un impedimento para manifestarnos”, despejó las dudas un sindicalista de un gremio industrial.

Elevó el malestar en la CGT haber sido dejada de lado del armado de la reforma previsional. “No pudimos opinar ni dar nuestro punto de vista porque jamás fuimos convocados”, señaló un jerárquico gremial.

Diferente fue lo que sucedió con la reforma laboral, en la que pulsearon con el Gobierno para introducir numerosos cambios que alteraban el corazón de la ley de contrato de trabajo. Justamente, entre el viernes y el fin de semana próximo, la CGT hará pública una solicitada en la que explicará detalles de la negociación con el Ministerio de Trabajo.

“Vamos a demostrar que no nos arrodillamos frente al Poder Ejecutivo, como dicen algunos. No se tocan ni las obras sociales, ni los convenios colectivos, ni el modelo sindical ni la ley de contrato del trabajo”, enumeró Schmid.

Circula hace dos semanas entre los gremios un informe con los cambios en el proyecto laboral que logró introducir la CGT. Son cinco páginas de un documento de word en el que se detallan las modificaciones. El jueves, en una reunión reservada en la sede de UPCN, el triunvirato convertirá ese informe en una solicitada que se publicará en los medios de comunicación.

La intención de la cúpula cegetista no es sólo desmarcarse de Mauricio Macri y su plan reformista, sino que también es contrarrestar el desafío de Hugo Moyano, que habilitó a su hijo Pablo para dinamitar el acuerdo que habían sellado sus colegas con el ministro Jorge Triaca.

La Nación


Artículos Relacionados