Para Goldman Sachs el oro es mejor que el bitcoin

Dos analistas de Goldman Sachs Group Inc apuestan por el oro sobre las criptomonedas y consideran que resulta mejor activo si los comparamos en las características clave que debe poseer el dinero, aunque sean el miedo y la conservación de la riqueza los elementos claves que impulsan el valor del oro.

Hace unos días nos preguntábamos si bitcoin y el auge de las criptomonedas pueden tener una incidencia importante en el mercado del oro y si incluso, en el futuro, podrían llegar a “matar” al oro. Así que hoy haremos referencia al informe que dos analistas de Goldman Sachs han elaborado al respecto, comparando el oro con el bitcoin. Para Jeffrey Currie y Michael Hinds el oro no es “ni un accidente histórico ni una reliquia” y junto a otros metales preciosos constituye “un activo relevante en las carteras modernas” a pesar, eso sí, “de su falta de rendimiento”. En este sentido, Bitcoin ha tenido una revalorización bárbara este año, luchando por alcanzar los 6.000 dólares por unidad partiendo desde los 1.000 en los que se cotizaba a principios de año. Por el contrario, el oro ha subido un 12 por ciento.

Según el banco, los inversores aumentan la cantidad de oro en su cartera a medida que aumenta la incertidumbre, y el concepto de reserva de valor tiene un componente a largo plazo, “especialmente en mercados emergentes como China, donde los crecientes niveles de compra en las próximas décadas influirá en los precios del oro”.

El análisis del banco incluye otras características para compararlos, puntualizando que es un análisis sobre la moneda y no sobre la tecnología que la sustenta; la blockchain. A continuación los exponemos:

  • Durabilidad: si bien ambos requieren experiencia para un correcto almacenamiento a largo plazo, el oro gana porque las criptomonedas son vulnerables a los robos informáticos, bien en billeteras en línea, ordenadores personales o los dispositivos móviles del usuario. Además están sujetos a riesgos regulatorios y habrá que ver cómo aguanta la red e infraestructura durante una crisis.
  • Portabilidad: transferir lingotes puede ser costoso, caro –por la necesidad de un alto nivel de seguridad- y tener altos impuestos asociados a la importación –como sucede en la India- o consumo. En este punto es cierto que es mucho más rápido y barato mover bitcoins.
  • Valor intrínseco: existe un suministro limitado de oro y otros metales preciosos en la corteza terrestre, mientras que en el caso de las criptomonedas, es fácil crear alternativas, lo que significa que efectivamente no hay control sobre la oferta a nivel macroeconómico y ningún valor intrínseco debido a la escasez del activo.
  • Unidad de cuenta: el oro es mejor a la hora de mantener su poder adquisitivo y tiene una volatilidad diaria mucho menor. Si nos fijamos en volatilidad del bitcoin respecto al dólar, ha promediado casi siete veces la del oro en 2017.

Y hasta aquí el informe de Goldman Sachs, aunque bien es cierto que existen otras características del buen dinero que no se han mencionado.

Oro y Finanzas


Artículos Relacionados