Gualcamayo explora todas las alternativas para darle continuidad a la mina

Cuando en el año 2009 la mina jachallera de oro y plata, Gualcamayo, comenzaba a producir sus lingotes con 450 empleados, tenía una vida útil de 7 años. Esto significa que debería haber cerrado el año pasado. Este dato es esencial para poner en foco que una mina explota un recurso no renovable que se agota y al hacerlo la empresa se va.

Gualcamayo sigue activa gracias a que siguió explorando y pudo continuar explotando la mina subterránea. Ese es el plan para continuar trabajando en San Juan: invertirán 160 millones de pesos en exploración este año.

“Yamana explora todas las alternativas para darle continuidad a la mina. Por eso nosotros no decimos que vamos al cierre, porque Gualcamayo tiene muchos recursos y Yamana está explorando y va a invertir 160 millones de pesos con el objetivo de encontrar reservas para 2019 y tener un año igual o mejor que éste, pero falta para definir”, dijo Marcelo Agulles, Gerente de Comunicaciones de Yamana en San Juan.

¿Por qué este año se habló entonces de cierre de mina? Porque la empresa debe presentar cada dos años la actualización del Informe de Impacto Ambiental (IIA) y en él, tuvieron que incluir un plan de cierre, atentos a las cifras actuales de producción y a que la ley obliga a informar el cierre con al menos dos años antes del mismo. Pero no significa que el cierre sea un hecho.

Entonces la empresa cumple con lo dice la ley presentando un plan de cierre bajo las variables del peor de los escenarios, “pero no trabajamos para eso, trabajamos para estirar el trabajo en la mina”, aseguraron.Hoy trabajan unas 800 personas en Gualcamayo que produce un lingote que es 90 % oro, 6 % plata y el resto, impurezas.

La menor producción

En 2015, Gualamayo produjo 180.000 onzas de oro; en 2016 fueron 167.000, el año pasado alcanzaron 154.000 onzas y para este año proyectan otra disminución: 110.000 onzas.

“Esto es porque se agotó la mina a cielo abierto. Desde 2013 entró en producción la mina subterránea que fue lo que permitió estirar la vida útil de la mina. Por eso el descenso de producción se da de manera progresiva cuando se va agotando el recurso, como pasa en cualquier mina del mundo”, señaló Agulles.

Esta merma en la producción fue lo que llevó a la disminución de trabajadores. “La producción este año también bajará, entonces tenemos que buscar como empresa un equilibrio de sustentabilidad entre la estructura que podemos sostener, por eso dejaron de trabajar y seguramente otros tantos lo harán en el año, pero no tengo la cifra exacta”, dijo.Luego explicó que Gualcamayo tiene muchos recursos minerales y el último descubrimiento es la existencia de un cuerpo mineralizado debajo de la mina subterránea que se explota actualmente, Quebrada del Diablo Bajo Oeste. “Ese cuerpo se descubrió a partir de la mina subterránea porque siempre se explora de arriba hacia abajo. El trabajo en la mina permitió seguir perforando hacia abajo. Ese cuerpo descubierto se llama carbonatos profundos porque el mineral está en carbonato. El mineral que producimos en Gualcamayo es oxidado y la planta de procesamiento está preparada para procesar este mineral. Por lo tanto si se explotara este cuerpo nuevo, que en principio tiene una cantidad muy importante de onzas al menos 1,5 millones de onzas, necesitaría una nueva planta con nuevo proceso”, dijo.

Este nuevo cuerpo descubierto se llama ‘abierto’ porque los geólogos dicen ‘hasta acá puedo ver’, pero podría ser más grande de lo que hoy se puede “ver”.

Si Yamana decidiera, después de un estudio de factibilidad, explotar ese nuevo cuerpo, necesitaría una nueva planta de molienda y flotación (la actual es de trituración y lixiviación), lo que necesitaría una gran inversión en dólares y, tal vez, un nuevo socio.

Tiempo de San Juan

 


Related posts