India triplica en un año las importaciones de oro

Según datos proporcionados por el Ministerio de Comercio, las importaciones de oro al país se han multiplicado por tres durante el periodo de tiempo comprendido entre los meses de abril y agosto respecto al mismo periodo del año pasado

La apetencia por el oro de la India constituye un problema para las autoridades del país. India es el segundo mayor consumidor de oro, sólo después de China, y esta actitud compradora tiene necesariamente reflejo en la cuenta corriente del país. El aumento de las importaciones de oro el mes pasado contribuyó a ampliar el déficit comercial indio, que se situó en los 11.640 millones de dólares frente a los 7.700 registrados en agosto de 2016. Y las previsiones son que el déficit siga aumentando debido a la proximidad de fiestas y festivales que tienen lugar a finales de este mes de septiembre, donde los regalos y obsequios de en forma de piezas de oro son los más habituales. Si contabilizamos el aumento registrado al final del primer trimestre de este año en términos de PIB, nos encontramos con la asombrosa cifra del 2,4 %, es decir, 14.300 millones de dólares destinados a satisfacer la apetencia de la población india por el oro.

El aumento de las importaciones viene, sobre todo, a través de Corea del Sur, país con el que mantienen un acuerdo de libre comercio y ha obligado a las autoridades a restringir las importaciones para tratar de cortar la sangría que produce en las cuentas indias.

Pero las medidas indias, van más allá y ya es una cuestión de estado tratar de monetizar tan ingente cantidad de oro que se cuenta dentro de las fronteras del país en manos de particulares. Nada menos que 20.000 toneladas, según cálculos del gobierno indio. Para ello, en 2015 lanzaron tres planes para dinamizar este mercado interno del oro e introducirlo en el sistema financiero. El primero fue un plan de monetización de oro lanzado en mayo de 2015 , una iniciativa que busca atraer a los poseedores de oro en joyas para que puedan depositarlas en los bancos y recibir, a cambio, un rendimiento económico a través de estas nuevas “cuenta de metal”. Una medida que en Rusia han visto con buenos ojos. La segunda ha sido recurrir a la emisión de un plan de Bonos Soberanos convertibles en oro. En noviembre de 2015, se fijó el precio de la primera emisión de bonos soberanos convertibles en oro en 2.684 rupias por gramo (unos 40,84 dólares). Estos bonos devengan un interés y son intercambiables por efectivo, en función del precio del oro en el momento del canje. Y la tercera, que tiene fecha de noviembre de 2015, era un plan para de emitir monedas de oro fungibles de uso cotidiano, acuñadas con la cara de Chakra Ashoka (la rueda de la religión, sería su traducción al castellano) y con pesos de 5 y 10 gramos. La medida pretende reducir la demanda de monedas de oro extranjeras para generarla dentro de la industria local de reciclaje.

Oro y Finanzas


Artículos Relacionados