Industria: cayó el uso de la capacidad instalada

Tras la tensión cambiaria que provocó el pedido de auxilio al FMI y con una inflación acelerada, el escenario recesivo comienza a hacerse realidad.

Los síntomas tempranos de esta nueva realidad se aprecian ya en la producción fabril: la utilización de la capacidad instalada en la industria registró en mayo último un promedio del 65,1%, 2,5% inferior a abril, informó este jueves el INDEC.

El indicador de la Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria registró también en mayo un nivel inferior al de igual mes del año anterior, cuando registró un promedio de 65,8%.

El dato llegan en la misma semana en la que los fabricantes de autos (ADEFA) revelaron un derrumbe interanual del 31% en los despachos de vehículos en el mes de junio. El salto del dólar y su impacto en los precios fue señalado como una de las causas de esta coyuntura.

Desempeño por rubros
La producción de insumos para la construcción, aluminio, acero, tabaco y la refinación de petróleo apuntalan el indicador de uso de la capacidad instalada, que muestra a la industria automotriz, textil y metalmecánica con la mayor ociosidad, con un promedio por debajo del 60% en el uso de sus capacidades.

En mayo el uso de la capacidad instalada se ubicó 2,5% por debajo de abril pasado, cuando registró un promedio del 67,6%, que había sido el más alto del año.

Los sectores industriales que presentaron en mayo último un registro de utilización de su capacidad instalada superior al nivel general fueron las industrias metálicas básicas (acero y aluminio) con un 82% y productos del tabaco con 79,5%.

 Le siguieron la refinación del petróleo con promedio de utilización del 77,5%; productos de insumos para la construcción, 72,9%; papel y cartón, 70,5%; y sustancias y productos químicos, 65,6%.

Los bloques sectoriales que se ubicaron en mayo pasado por debajo del promedio general de la industria fueron la producción de caucho y plástico con registro del 62,4%, edición e impresión con 62,1% y productos alimenticios y bebidas con un 61,5%.

Por su parte los sectores que se ubicaron en casi la mitad de su capacidad de producción fueron la industria textil con un promedio del 59,9%, la producción de autos con un 55,2% y la metalmecánica con 54,9%.

 

Las industrias metálicas básicas presentaron el mayor nivel de utilización, superando el nivel de mayo del año pasado del 75,2%, impulsadas por la actividad siderúrgica, que demandó productos para el sector de la construcción y la industria automotriz. La producción de autos, si bien mostró una baja utilización el registro de mayo pasado, fue superior al de igual mes del año anterior cuando el promedio alcanzó al 54,5%.

Desaceleración y empleo
La industria está perdiendo dinámica en su conjunto. La actividad en junio y julio suele ser muy estable con respecto a mayo, por lo que se esperan caídas interanuales muy cercanas al 1%”, dijo Guillermo Bermúdez, economista senior de FIEL.”La industria no va a tener el mismo ritmo de crecimiento del primer trimestre. El acumulado va a entrar en un sendero de desaceleración“, agregó. FIEL relevó un expansión interanual de la industria de 4,3% en los primeros cuatros meses del año, pero proyecta que el primer semestre finalizará en alrededor 2,4%. El año, estiman, podría cerrar ligeramente positivo.

Por su parte, Fausto Spotorno, director de la consultora Orlando Ferreres & Asociados, advirtió: “Estamos entrando en un proceso recesivo. La industria podría finalizar el año en positivo, pero porque los primeros meses fueron buenos. La actividad industrial va a depender mucho de lo que pase en Brasil, donde hay mucho ruido por el tema de las elecciones”.

En tanto, La Unión Industrial Argentina (UIA) dio a conocer resultados de relevamientos propios que indican que, desde inicios de 2015 hasta abril de este año, se perdieron 71.200 puestos de trabajo en la industria. La cifra representa un promedio de más de 2.400 empleos por mes.

IProfesional


Related posts