Industriales pedirán al Gobierno rebajas en las tarifas para las pymes

En medio del actual contexto político que obligó al Gobierno a analizar medidas que morigeren el impacto del ajuste tarifario, la UIA se apresta a enviar al Ejecutivo una carta, en la que se suma a los reclamos del arco político opositor y de los usuarios residenciales para lograr beneficios destinados especialmente a las pequeñas y medianas empresas. La misiva será enviada a los ministerios de Producción y de Energía en las próximas horas, dijeron desde la central fabril. 

Mediante esta nota, los industriales le pedirán al Gobierno la conformación de una mesa específica de la que participen referentes de ambos ministerios, de la UIA y de las empresas del sector energético (productores y distribuidores), y que tenga como finalidad la discusión de la problemática tarifaria y de qué manera se pueden encontrar mecanismos que atenúen el impacto del alza de tarifas para las pymes.

El Gobierno ya aplica una rebaja en el costo de la energía para algunas empresas (electro-intensivas) que cumplan con ciertos requisitos. Si bien para muchas esta decisión implicó un alivio del 20%, lo que están pagando aún les resulta difícil de afrontar, más aún en los casos de sectores afectados por la caída de la actividad. La industria todavía sigue manifestando situaciones muy heterogéneas, por lo que, salvo algunos sectores, la mayoría padece todavía la merma en sus ventas. “Una empresa que produce cartón y que cuenta con 55 empleados pagaba de luz $ 40.000 por mes y ahora tiene que abonar $ 160.000. Y es una de las beneficiadas con la norma publicada el año pasado. Todavía vive, como tantas otras, una situación crítica”, señaló a El Cronista un directivo de la UIA.

Como ese caso, la central industrial recibe llamados casi diarios de industriales quejándose por las abultadas tarifas y la imposibilidad de pagarlas. Es por ello que la decisión fue insistir con el pedido para intentar que se amplíen los beneficios o que se disponga de un régimen especial para las pymes. El directivo consultado enfatizó que “no se trata solamente del costo de la energía propiamente dicho, sino también de la carga impositiva que conlleva la factura”. “Entre el 35% y el 50% de la boleta son impuestos; hay que sentarse en una mesa y ver qué puede resignar cada uno”, agregó la fuente.

Lo que preocupa a los industriales es que no sólo las tarifas actuales les resultan muy costosas para pagar y dejan a muchas pymes fuera de competencia, sino el sendero hacia adelante. El Estado todavía está subsidiando parte del costo de producir la energía eléctrica y el gas, por lo que todavía las tarifas deben ser aumentando.

Según un informe que presentó el jefe del Departamento de Energía de la UIA, Alberto Calsiano, en la reunión de junta directiva del martes, los grandes usuarios que compran en el mercado eléctrico mayorista pagan un promedio de $960 por MWh, a lo que le tienen que suman $ 15 por MWh que le pagan a Cammesa, además de la distribución y el transporte. A su vez, los usuarios que son atendidos por el distribuidor pasaron de pagar $ 70 por MWh en enero de 2016 a $ 1030 MWh en febrero último, en el caso de los que utilizan hasta 300 KW, mientras los que consumen más de 300 KW pagan ahora $ 1329 por MWh, cuando en enero de 2016 abonaban $ 320 por MWh. También en este caso deben sumarle el transporte y la distribución. En el caso del gas, los usuarios que compran en el mercado mayorista pagan u$s 5 por millón de BTU, mientras que los que son atendidos por el distribuidor pasaron de pagar u$s 3,42 por millón de BTU en octubre de 2016 a u$s 4,68 actualmente. Y el sendero de ajuste continúa para llegar, en octubre de 2019, a u$s 6,80.

Cronista


Artículos Relacionados