Informe: Empresas con la rentabilidad más baja de los últimos tres años

Las expectativas de crecimiento de ventas y rentabilidad de las empresas que operan en el país son las más bajas de los últimos tres años, reveló una encuesta difundida hoy por la consultora EY.

El relevamiento, presentado en el marco de la Convención Anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) contó con la participación de cien compañías que representan a los principales sectores de la economía argentina.

De ellas, el 55% aún piensa que, a pesar de la recesión económicas, podrá incrementar sus ventas, el 44% su rentabilidad y el 46% sus inversiones.

“Estamos atravesando una coyuntura muy adversa. Hasta agosto, para sostener niveles de ventas fue necesario sacrificar rentabilidad. En general, surge de la encuesta que 2018 no será un buen año para el valor de las empresas”, evaluó Pablo de Gregorio, socio de EY.

Al disertar en el evento del IAEF, de Gregorio aseguró que “este diagnóstico, que está muy influido por lo sucedido en estos últimos 15 días, no es una novedad, aunque el relevamiento nos da datos concretos del impacto de los recientes cambios en nuestra economía”.

Con respecto a las inversiones, la encuesta reflejó que el 46% de los consultados destacó que crecerán; el 47% que se mantendrán constantes y sólo el 7% que decrecerán.

A su vez, el 52% piensa tomar deuda el próximo año y, por otro lado, consideran que la energía, las comunicaciones y la estructura vial y ferroviaria “es la infraestructura necesaria para potenciar las inversiones”.

Ante la consulta de qué medidas favorecerían la confianza al momento de decidir una inversión, los ejecutivos destacaron “un acuerdo sindicatos-gobierno, acuerdos sectoriales, leyes de protección a las inversiones y acuerdos internacionales”.

En relación a las acciones administrativas del Estado que mejorarían la competitividad y facilitarían un plan de inversiones, los empresarios resaltaron la “simplificación tributaria y administrativa, acuerdos gobierno – sindicatos – empresas y el apoyo de organismos de crédito internacional”.

En línea con lo propuesto por el IAEF de pensar como transitar hacia un país confiable, “nuestros recursos naturales, la tecnología e infraestructura para ponerlos en valor, y nuestros recursos humanos, que nos dan un capital intelectual que puede ser exportado, parecen ser los motores. Este es nuestro potencial y hace ya varios años que las respuestas van en ese sentido.”, señaló de Gregorio.

Además, los ejecutivos de finanzas consultados consideran que la estabilidad de marcos regulatorios, el funcionamiento del poder judicial, la estabilidad fiscal, la política monetaria de largo plazo, deuda pública externa y tarifas de servicios públicos, “son los principales factores que afectan la seguridad jurídica”.

En tanto, consultados sobre cómo recrear la confianza en el país, el 29% le asignó un rol protagónico al Poder Judicial, secundado por el rol del Poder ejecutivo y de los sindicatos.

“El problema es que cuando pasamos del diagnóstico a la acción, nuestras expectativas no se materializan. En 35 años de democracia no hemos logrado darnos una moneda y un marco regulatorio y jurídico que estén al nivel de lo que necesitan nuestras empresas para crecer y generar valor”, consideró de Gregorio.

Y concluyó: “ante este entorno vemos que un sistema político basado en el consenso de los distintos actores de la sociedad, un marco regulatorio adecuado y una moneda estable son los pilares necesarios para generar confianza”.

AF

 

 


Related posts