IPV: Entrecruzarán los datos de los inscriptos con ANSES, el Registro Civil y el Registro de la Propiedad

Depurar el padrón y conocer a ciencia cierta la real demanda de viviendas que hay en San Juan. Esa es la tarea que le encomendó al Gobierno Provincial al IPV. El primer paso para cumplir con el objetivo ya se dio. Recientemente se adquirieron los derechos de un sistema informático que tiene Mendoza, el cual permite cruzar la información de los anotados en el padrón con el Registro Civil, ANSES y el Registro de la Propiedad.

Todos los anotados que ya tengan casa, los que hayan muerto o que no reúnan con los requisitos exigidos hoy en día serán dados de baja automáticamente. Una vez concluido ese paso, arrancará otra etapa, que será la más compleja. El IPV saldrá a los departamentos a realizar una reinscripción de quienes quedaron en la lista.

Para evitar que sea un trámite que congestione el Centro Cívico, se decidió que además de reempadronar en los municipios también se habilitará una página web para que la gente pueda hacer el trámite on-line.

Actualmente hay 160.000 anotados en el IPV, de ese total calculan que quedarán 50.000 personas, menos de la mitad del padrón actual.

El entrecruzamiento de datos se realizará a fin de año o a más tardar en enero. “Esta limpieza del padrón es histórica porque nunca antes se realizó. Tenemos inscriptos de hace 40 años que han cambiado su situación y que nunca se dieron de baja. Es muy importante para nosotros contar con el dato real de cuántos inscriptos tenemos, necesitamos saber la real demanda porque esto nos permitirá orientar mejor las políticas de construcción de viviendas”, explicó Martín Juncosa, al frente del IPV.

El funcionario informó que el sistema de entrecruzamiento de datos lo implementa Mendoza y les ha dado muy buenos resultados. Incluso el Estado piensa aplicar este sistema en otras reparticiones, lo que evitará burocracia y al mismo tiempo permitirá tener una base de datos actualizada.

El IPV entregará el año próximo 4.000 viviendas, todas edificadas bajo diferentes operatorias: una destinada a la clase media, otra para sindicatos y para erradicación de villas. La idea es que de acuerdo a la demanda se puedan realizar las entregas, subsanando las necesidades de la gente que más lo necesita y que lleva más años anotada.

Recupero de pagos

Juncosa informó que los mayores deudores del IPV son los beneficiarios del plan de operatoria individual, que permite al propietario de un lote obtener los fondos en cómodas cuotas para construirse una vivienda. Desde la próxima semana, saldrán publicados en los medios de comunicación gráficos listados de morosos de esta línea crediticia.

“Hay que derribar el mito de que los mayores deudores son los beneficiarios de planes de erradicación de villas, esto no es así. Hay deudores, es verdad, pero los mayores deudores son de clase media”, dijo el funcionario.

Actualmente la cartera de “clientes” del IPV está integrada por 51.000 beneficiarios de viviendas de préstamos de la operatoria individual. De ese total, 17.000 paga una cuota inferior a los $100, de los cuales 8.000 abonan entre $20 y $50.

El IPV considera deudor a toda aquella persona que deba 3 cuotas consecutivas o 5 salteadas. Apenas se detecta un moroso, el Instituto Provincial de la Vivienda intima a los deudores para que se acerquen al Cívico y regularicen su deuda o los visita en su barrio.

El índice de recupero promedio que maneja el IPV actualmente es del 82 %, es decir que de cada diez beneficiarios de una vivienda ocho cumplen con el pago.

El grueso del dinero que ingresa en concepto de cuotas a la repartición llega gracias a los pagos realizados en las dependencias del Banco San Juan, en segundo término por los pagos realizados en las Agencias de Quiniela y en tercer lugar por los descuentos por planilla a los que adhieren los empleados públicos.


Related posts