La CGT también se planta contra la rebaja de contribuciones patronales

En el marco de su embestida contra el proyecto de reforma jubilatoria alentado por la Casa Rosada con respaldo de los gobernadores y que esta semana podría obtener media sanción en el Senado, la conducción de la CGT sumó ayer su reclamo para que se de marcha atrás con la propuesta de rebaja de las contribuciones patronales, incluida en la iniciativa de reforma tributaria, al advertir que esa medida profundizará los problemas de financiamiento del sistema previsional.

Como alternativa, en la conducción de la central obrera proponen que compense la rebaja de cargas patronales prometida a las empresas mediante otros beneficios impositivos, como créditos en el impuesto a las Ganancias o en la liquidación del IVA.

“Hay que prevenir el desfinanciamiento del sistema de la seguridad social que es el más golpeado”, advirtió un referente cegetista sobre el planteo que discutió ayer la mesa chica de la central obrera durante un encuentro a puertas cerradas en la sede del gremio de UPCN.

Reunión en Azopardo

 

La propuesta será ratificada hoy en el marco de al reunión del consejo directivo de la entidad, que sesionará desde las 14.30 en el edificio de la calle Azopardo. Allí el eje central girará en torno al rechazo sindical a la iniciativa que reformula el coeficiente para el calculo de la actualización de las jubilaciones, por una parte, y por otro a la ratificación del consenso alcanzado con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, respecto a los alcances del proyecto de reforma laboral, cuyo tratamiento está postergado en el Senado por las diferencias generadas en la interna sindical.

La validación cegetista del entendimiento con Triaca se producirá, además, en la previa a la movilización que los sectores críticos de la central, encabezados por el número dos de Camioneros, Pablo Moyano, y el bancario Sergio Palazzo, concretarán mañana al Congreso junto con las dos CTA y diversas organizaciones de izquierda para rechazar los cambios laborales y previsionales. Con ese cortocircuito de fondo, ayer eran mayoría los referentes de la cúpula sindical que descontaban el faltazo de Moyano hijo en la reunión de consejo directivo.

“La central obrera informará mañana (por hoy) respecto de todas las cuestiones. Pero las expresiones gremiales que no están contenidas en la Confederación pueden adoptar las decisiones que correspondan. Se hizo una labor intensa y muy favorable para proteger el núcleo central de la reforma laboral. No hay razones para compartir ese rechazo”, dijo ayer categórico Juan Carlos Schmid, el referente del triunvirato cegetista más cercano al moyanismo respecto de la marcha convocada por los gremios que rechazan la reforma laboral.

En la misma línea, Héctor Daer, otro de los triunviros, rechazó que posición de Pablo Moyano respecto a los cambios en materia de legislación laboral suponga la existencia de “una grieta” dentro de la CGT. “Lo que ocurre es que existe falta de comunicación clara sobre el alcance que tiene en términos laborales el proyecto de ley oficial”, explicó y sostuvo que “enfocar las críticas en el tema laboral y no en el previsional, es un error estratégico que genera debilidades” para la central obrera.

 


Artículos Relacionados