La industria tuvo en septiembre la peor caída desde 2009

El Indec confirmó hoy la abrupta caída interanual de 11,5% que la industria sufrió en septiembre debido al derrumbe del mercado interno producto de la inflación y la pérdida de poder adquisitivo, sumado a las elevadas tasas de interés y el incentivo de empresas a desarmar inventarios.

Si bien las consultoras previeron que la actividad industrial iba a tener en septiembre un mal desempeño, la cifra oficial arrojada por el Estimado Mensual Industrial (EMI) superó a los pronósticos privados por encima de los 3 puntos porcentuales y, en el año, acumula una caída de 2,1%.

A partir de 2016 el Indec empezó a publicar una nueva seria de actividad industrial sin reestimar con la misma metodología los años previos, por lo cual los analistas utilizan el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) para hacer la comparación histórica.

“Si consideramos la desagregación del EMAE que se publica desde 2004 y arroja resultados bastante similares a los del EMI, esta caída es la mayor desde mayo 2009, cuando la industria se había contraído 12.2%.”, aseguró Lorena Giorgi, economista de EconViews.  

A través de una resolución establecerá una instancia administrativa previa y obligatoria a que las empresas concreten los despidos. Intervendrán las autoridades de la Secretaría de Trabajo

Esto significó para el sector una seguidilla de cinco meses de números rojos que tuvo su comienzo en mayo de este año, en línea con el shock devaluatorio y el comienzo de la recesión en toda la economía.

En septiembre, el único sector que mostró una mejora fue la industria de metales básicos (2,7%), mientras que los once rubros restantes registraron una contracción. Entre estos, los peores resultados lo tuvieron el textil (-24,6%), edición e impresión (-21,6%), metalmecánica (-20,5%) y automotriz (-15,7%).

“La principal explicación es que en septiembre, una vez que el tipo de cambio se estabilizó, las empresas tuvieron un incentivo muy fuerte al desarme de inventarios“, dijo Martín Vauthier, economista de EcoGo. Y agregó: “Hasta entonces, la percepción de que el dólar no tenia techo generaba un incentivo a las firmas a acumular inventarios (incluso en un contexto de caída en la demanda y altas tasas en pesos), ante la expectativa de que mañana los insumos o los bienes iban a estar mas caros que hoy”.

Tanto Giorgi como Vauthier explicaron que este factor se sumó a un contexto de difícil acceso de las empresas al financiamiento,por el nuevo esquema monetario del Banco Central, y una caída del consumo del mercado interno en línea con la pérdida del poder adquisitivo.

Vauthier agregó además que este dato era esperable, aunque no en esta magnitud, al ver la baja que vienen teniendo las importaciones en los últimos meses.

Los datos de octubre todavía no están procesados, pero desde las firmas privadas adelantaron sus proyecciones para el décimo mes del año. Para FIEL, la baja oscilará entre 5 y 7% interanual, mientras para Orlando Ferreres & Asociados alcanzará el 7,6%. Y el escenario se mantendrá en rojo durante lo que resta de 2018 y varios meses de 2019, prevén los analistas.

De todos modos, en la comparación mensual comenzará a desacelerarse un poco la contracción, estima el economista Fausto Spotorno, de Orlando Ferreres & Asociados. Para octubre, prevén 7,6% de baja interanual y 0,7% en la comparación mensual. “La contracción más fuerte fue en septiembre. La caída se va a ir frenando de acá a fin de año, pero en el interanual seguirá siendo alta”, aseguró Spotorno, quien añadió que el año cerrará con una baja del 4%.

El otro dato que publicó hoy el organismo fue la caída de 4,2% interanual de la construcción. Los analistas esperaban esto tras el parate de la obra pública. “Los permisos de construcción vienen cayendo”, dijo Guido Lorenzo, economista de ACM.

Cronista

 


Related posts