La inflación que no explica la emisión monetaria

En el proceso inflacionario que se inició a partir de 2002, el dólar fue un elemento disparador. Y es entendible, porque el encarecimiento del dólar encarece la producción de muchos bienes que tienen un alto componente importado o de aquellos que no se producen en el mercado local.

Pero desde 2010 los precios vienen subiendo mucho más que el tipo de cambio. Si hacia enero de 2018 los precios promedio de la economía se multiplicaron por 26,1 veces, el dólar subió casi 20 veces.

¿Qué empuja esa inflación adicional? Hay diversos factores. Pero uno relevante son los excesos en las subas de precios de algunas empresas, especialmente empresas grandes, que dominan mercados. Están dispersas en los sectores de mayor incidencia en la canasta de consumo y son proveedoras de los principales insumos requeridos para producir. Algunas son de capitales locales, otras extranjeras, y no se comprende por qué suben sus precios por encima del resto, en una economía que necesita cooperación para frenar la inflación. Especialmente la cooperación de quienes están en mejores condiciones y podrían dejar pasar las oportunidades constantes de sacar ventajas que ofrecen mercados especulativos como Argentina.

Algunos ejemplos visibles en el mercado de consumo. Un paquete de galletitas variedad, producida por una empresa líder, sale 33,8 veces más que en 2001. El 70% del mercado de galletitas es manejado por tres empresas, y los precios fueron tomados en dos hipermercados de Ciudad de Buenos Aires. Es decir, sea la punta comercial o la punta productiva quien aceleró los aumentos, parece haber excesos innecesarios en esas subas viniendo de empresas con grandes ganancias.

Sigamos: una Coca Cola de 2 litros, otra marca líder, hoy sale 34 veces más que en 2001; un paquete de yerba mate de marcas como nobleza gaucha, de otro grupo grande, sale 40 veces más. Igual sucede con mayonesas, aceite, cervezas, salchichas, galletitas, todas de marcas dominantes, los precios aumentaron entre 32 y 40 veces desde 2001. Muy por encima de lo que crecieron el tipo de cambio y los precios promedio de la economía. O tomemos un paquete de algodón estrella de 200 gramos, otro producto de grandes grupos: aumentó casi 50 veces desde 2001.

En el sector de insumos hay casos similares. El cemento Portland, donde cuatro empresas concentran 100% de la producción, subió 33 veces puesto en obra. El azúcar, un insumo importante para el sector bebidas, subió 41 veces; el gasoil 40 veces, y así se pueden continuar listando materias primas como el acero, el aluminio, o los insumos de la industria plástica, que se dispararon por encima de otras variables, sobre-encareciendo el proceso de producción. Son todos fabricados por las empresas más grandes de la Argentina. Algunos cotizan en los mercados internacionales y siguen precios en dólares, pero son producidos en el país, y ¿no hay situaciones donde deberían desacoplarse de esos valores y mirar hacia adentro?

Causas

Una causa que las empresas aducen para explicar esas subas, son los salarios. Pero los salarios del sector privado registrado, que son los que más crecieron, aumentaron 29,3 veces desde 2001, por debajo de muchos precios. Otra causa, son los impuestos elevados y crecientes, y también, ese ha sido un factor inflacionario en estos años, especialmente en las provincias, donde las subas de ingresos brutos y la introducción de nuevas tasas municipales aceleraron la inflación.

Para los monetaristas, la inflación es un problema monetario. Y ciertamente para que suba la demanda se necesita más dinero. Pero las subas de precios no ocurren en abstracto, alguien deliberadamente las decide. Lo que nunca termina de estar claro, es cuándo esas decisiones son justas y cuándo abusivas. Al seguir las cadenas de precios, todos se excusan en las subas de costos. Los fabricantes de bienes finales marcan los aumentos en los insumos, salarios o impuestos. Los fabricantes de insumos marcan el encarecimiento del dólar, de la energía, impuestos o logísticos. Y en el final de la cadena aparece un actor clave: el Estado argentino. Un Estado que, por un lado, no regula lo suficiente y deja pasar, no sólo abusos, sino la falta de inversiones que garanticen mejoras de productividad. Y que por otro mal gasta y no genera incentivos para que la población colabore con el bien común. Al contrario, incluso grandes empresarios que no necesitan, están viendo qué pueden sacarle al Estado argentino, aprovechando contactos, programas o subsidios.

Cada empresario tiene su ecuación de costos y beneficios sobre la que decide sus aumentos de precios. La sensación es que hay empresas que maximizan su tasa de ganancias en exceso, que hacen coberturas de precios por demás. Tienen poder para hacerlo y nadie las frena. Para el mercado eso está bien y hasta es necesario en la dinámica capitalista. Pero algo está mal. Porque en la medida que el desarrollo no llega y la riqueza argentina no crece, esa mayor ganancia oportunista, otros sectores la pagan con mayor pobreza. La inflación necesita cooperación de todos, empezando por quienes deberían ser ejemplo, Estado y grandes empresas. Y hoy parece lejano lograrlo.

Cronista


Related posts