Minería en Chile: pasado, presente y futuro

En medio de celebraciones e hitos que nos unen como país, es un momento clave para reflexionar sobre nuestra identidad y lo que buscamos como sociedad de cara al futuro.

En este análisis, es importante recordar que Chile es un país con vocación minera y esta actividad sin duda ha forjado una parte indeleble de nuestra identidad.

A esto se suma que ha sido uno de los grandes motores del desarrollo nacional, y es una pieza clave para el financiamiento de programas sociales y obras públicas, además de una palanca de cambio para que miles de chilenos salieran de la pobreza.

La unión de Chile con esta actividad ha sido tan profunda, que han ido evolucionando juntos, permitiendo a la minería adecuarse a los distintos y legítimos requerimientos de nuestra sociedad.

No obstante, el evolucionar no puede significar despreciar u olvidar nuestros errores pasados. Todo lo contrario, estos deben conocerse y remediarse en cuanto sea posible.

Con este espíritu, el Ministerio de Minería recientemente lanzó la política que busca hacernos cargo de los pasivos ambientales de esta actividad y buscar formas innovadoras para reducir la producción de estas de cara al futuro.

Cabe destacar que, de acuerdo a información recopilada por Sernageomin, en Chile existen 740 relaves, de los cuales 101 están activos, 170 de ellos abandonados y 469 inactivos.

Esta política considera, para los relaves activos, la implementación del programa Tranque a nivel nacional, de forma gradual y estandarizado, dependiendo de la categoría de la empresa minera.

Este programa contempla el monitoreo en tiempo real de los relaves, el cual a su vez podrá ser seguido en línea por toda la ciudadanía.

Con respecto a los inactivos, se contemplan varios instrumentos de gestión como, por ejemplo, la remediación de estos utilizando como medio el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental para compensar los impactos asociados a la actividad minera.

Otro ejemplo, es el uso de tecnologías para reutilizar estos relaves y convertirlos en materiales de construcción, o el aprovechamiento de otros minerales de valor comercial.

La tarea es ambiciosa y el desafío compartido, es por eso que se requiere aunar los esfuerzos del gobierno, el mundo privado, la academia y las ONG.

Solo de esta manera vamos a lograr avanzar en esta tarea y cimentar el camino hacia una minería más sustentable.

Por eso, nos encontramos desarrollando un banco de ideas que tendrá por finalidad agrupar las mejores opiniones respecto a cómo asegurar un relave, o de las mejores tecnologías para su reprocesamiento.

Tal como lo ha dicho el Presidente Sebastián Piñera, una sociedad solidaria debe asumir como una obligación ética el legar a las futuras generaciones un mejor patrimonio natural que el que ha recibido. Está en la mano de todos nosotros, hacer esto posible.

Pulso


Related posts