Moody´s: Fragilidad cambiaria afectará a países de América Latina

La calificadora Moody´s advirtió el lunes que la reciente debilidad cambiaria será negativa para los países de América Latina con grandes necesidades del financiamiento externo, especialmente para Argentina.

La agencia resaltó en un informe que, en los últimos meses, varios países en América Latina han experimentado la depreciación de la moneda y la disminución de las reservas de divisas.

“Si bien las condiciones actuales no colocan una presión crediticia negativa a la mayoría de los soberanos en América Latina, hemos visto presiones significativas para la Argentina en particular”, dijo el analista de Moody’ s, Renzo Merino.

“En la medida en que las variaciones cambiarias son impulsadas por las salidas de capital, o flujos de entrada significativamente más bajos, son negativas para los países con grandes necesidades del financiamiento externo”, agregó.

Moody´s dijo que el endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) y los desequilibrios macroeconómicos específicos de cada país han afectado los flujos de capital hacia los mercados emergentes.

En el caso de Argentina, la debilidad del peso se debió, en parte, a la reacción adversa del mercado a la decisión de las autoridades de flexibilizar los objetivos de inflación a fines de 2017, precisó Merino.

También influyó un impuesto a las ganancias de capital sobre tenencias extranjeras de instrumentos de deuda denominados en pesos que entraron en vigencia abril, agregó.

Moody´s dijo que Costa Rica, Chile y Paraguay también destacan por sus grandes requerimientos de endeudamiento externo en relación con las reservas, aunque son menos vulnerables que Argentina.

En el caso de Chile, la presencia de factores atenuantes como el flujo constante de ingresos en moneda extranjera limita su riesgo, y lo mismo ocurre en Paraguay, en donde los superávits en cuenta corriente están contribuyendo a la acumulación de reservas.

El reporte señaló que si bien Brasil también ha experimentado presiones cambiarias en los últimos meses, su principal vulnerabilidad crediticia es la doméstica, relacionada con la “desafiante dinámica fiscal”.

La depreciación cambiaria ha sido consecuencia en gran medida de los menores flujos de capital a la región.

Citando cifras del Instituto de Finanzas Internacionales, Moody´s dijo que los flujos mensuales de portafolio hacia América Latina promediaron US$6.300 millones en los primeros cuatro meses de 2018, un monto menor que los US$10.000 millones promedio en el periodo 2010-2014.

Un factor clave detrás de los menores flujos ha sido el fortalecimiento del dólar estadounidense, que ha recibido impulso del sólido crecimiento económico de Estados Unidos y de las expectativas de tasas de interés más altas en ese país, lo cual hace que los activos de América Latina sean menos atractivos.

AE


Related posts