Moreno ganó referéndum y margina cada vez más a Correa

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, celebró la aprobación mayoritaria que recibió el referendo y consulta popular promovida por su gobierno. Entre los temas centrales planteó la supresión de la reelección indefinida, y que quienes hayan sido sentenciados por corrupción queden inhabilitados para participar en la vida política. En todo caso, el principal afectado es el destinatario de esta campaña de Moreno, el ex presidente Rafael Correa, que no podrá aspirar a ser presidente en los comicios de 2021.

El referédum incluyó otras tres cuestiones, y en suma implican de hecho una reforma constitucional: la posible derogación del Consejo de Participación Ciudadana, la lucha contra la pederastia y la imposición de restricciones a la minería descontrolada. En tanto que las dos últimas la anulación de la ley de plusvalía y la reducción del área de explotación petrolera en el Parque Natural del Yasuní suponen modificar normas de rango inferior.

Desde que en mayo pasado llegó a la presidencia del país, Moreno, quien fuera vicepresidente de Correa entre 2007 y 2013, se convirtió en un feroz crítico del líder del “socialismo del siglo XXI”, lo acusó de derrochar la renta petrolera y de haber liderado un gobierno corrupto. Con las siete preguntas de esta consulta, Moreno impulsó un cambio de era, hacia el “postcorreísmo”.

Además de la pregunta para suprimir la reelección indefinida aprobada a instancias de Correa en 2015, Moreno propuso reestructurar el órgano creado por el ex gobernante para nombrar autoridades de control, lo que supondrá que funcionarios afines a Correa ya no tengan injerencia decisiva en el Estado.La participación electoral fue del 74,80%, informó la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Nubia Villacís, unos 10,5 de los 13 millones de ecuatorianos convocados a las urnas.

Correa fue un gran opositor de la consulta y durante su campaña por el “no” insistió en que fue inconstitucional en la forma en que se convocó. Este lunes, el ex mandatario está llamado por la Fiscalía a declarar por presuntas irregularidades en una millonaria venta de petróleo a China y Tailandia durante su administración. Recientemente, Jorge Glas aliado de Correa y reelegido vicepresidente en binomio con Moreno fue a la cárcel, condenado por recibir sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, que también salpicaron a otros ex funcionarios del anterior gobierno.

 


Artículos Relacionados