Oportunidad: En qué invertir en el segundo semestre

Luego de un lunes para el olvido, la guerra comercial entre EE.UU. y China puso a los mercados en terreno negativo y el mercado local no pudo quedar ajeno al contexto internacional adverso. El índice Merval perdió un 4,47%, con el sector de bancos entre los más perjudicados. Los bonos locales siguen sin poder mostrar reacciones positivas y se mantienen bajo presión pese a haber contado con el acuerdo con el FMI. Las acciones han pasado de largo prácticamente las buenas noticias relacionadas con la reclasificación a emergente y se mantienen débiles. En este escenario, El Cronista reunió los análisis y recomendaciones de analistas del mercado local quienes plantean alternativas de inversión para encarar un segundo semestre que promete ser igualmente volátil.

Javier Scelato Portfolio Manager de Fima Fondos de Inversión señaló que Argentina recuperó el pasado miércoles la categoría de emergente en el índice MSCI, que había perdido en el 2009 debido a las políticas de control de capitales y en la semana previa a este anuncio, el escenario era binario. “La curva soberana argentina comprimió 100 bps y la parte larga 50, mientras que en provinciales comprimieron 50 bps en la parte corta. Estas compresiones se observaron luego de materializarse el acuerdo con el FMI y sobre todo una vez conocido el tenor del acuerdo. Tras conocerse la recategorización de Argentina de país fronterizo a emergente, se dio una segunda compresión en el orden 50 bps en promedio en la curva soberana y de 30 bps en la sub-soberana, bastante lejos de los niveles de spread de diciembre de 2017”.

Para el Portfolio Manager de Fima Fondos de Inversión, el tramo corto de la curva soberana se muestra atractiva, aunque alerta, “la deuda soberana emergente continúa volátil y no vemos incentivos a alargar duration”.

Justamente, en lo que respecta a renta fija, Sabrina Corujo, Directora de Portfolio Personal señala que los “rendimientos de los bonos locales aún permanecen altos y reflejando el sobre-castigo a Argentina por sobre el resto de la región. Estamos hablando de una curva que se mueve para duration de entre 1 y 11 años entre 4,8% y 9% anual en dólares, en una coyuntura donde el CDS a 5 años -señal de riesgo país- cayó desde los máximos de 424 en la última semana a debajo de los 400 puntos, pero se mantiene cerca de 200 puntos arriba del nivel de fines de diciembre. Para tener como referencia, el CDS de Brasil a 5 años se ubica en 264 puntos, habiendo disminuido desde el máximo anual que alcanzó el lunes pasado en los 278 puntos.

Fuentes legislativas le dijeron a El Cronista que hay un principio de acuerdo con el cronograma. Una semana antes, el 1 de agosto, sería la firma del dictamen.

“Entendemos que estos niveles son un buen punto de entrada a los bonos en dólares de la parte corta y media de la curva. Apuntamos a rendimientos de entre 4,8-6% para los bonos de menor duration, que ascienden hasta cerca de 8,5% para durations de entre 3-7 años”, destacó.

Mirando hacia adelante, la directora de Portfolio Personal agrega que, “el mercado deberá seguir digiriendo las últimas noticias, mientras comenzará a observar el impacto concreto en la economía real de la crisis cambiaria lo cual permitirá seguir ajustando las proyecciones para lo que resta del año. También como dato se estará sobre el juego de probabilidades que seguro, se disparará sobre el cumplimiento de las metas del FMI, con la atención ya en la primera revisión. Mientras que también se mantendrá cierta atención sobre lo político, en donde los análisis al menos al comienzo de la semana, se pondrá sobre el paro de este lunes.”

Por su parte, el Equipo de Research de Grupo SBS considera que todavía no es momento de incrementar la exposición al riesgo. En cuanto a sus recomendaciones, los analistas destacan que “entre los activos en renta fija en dólares preferimos el posicionamiento en el tramo corto de la curva, recomendando no extenderse más allá del DICY en el tramo medio. Más allá de alguna oportunidad intermitente de ingresar en apuestas puntuales de muy corto plazo, consideramos prudente esperar a una estabilización de las expectativas y cierta mejora de los indicadores de aprobación del gobierno antes de tomar posiciones en el tramo largo”.

Por otro lado, desde la compañía destacan que el mercado de activos en pesos necesitará mayores señales de estabilidad cambiaria para reactivarse plenamente. “Esperando una mayor estabilidad del peso antes de apostar por posiciones más largas, seguimos favoreciendo la inversión en LEBACs de muy corto plazo como instrumento con buena relación entre rendimiento relativo y volatilidad, a la vez el tramo corto de la curva CER sigue luciendo atractivo. Dentro de esta curva, favorecemos el AF19/A2M2 puesto que entrega un gran spread por sobre la inflación y cuenta con poca exposición a los movimientos en las tasas”.

En un informe elaborado por el equipo de Research de PUENTE señalan que, “viendo que los riesgos a nivel internacional, como la suba en la tasa de interés de referencia en EE.UU., y los riesgos locales aún no se disipan, las Letes lucen como instrumentos convenientes para proteger el capital debido a su corta duración, así como para dolarizar las carteras al tipo de cambio mayorista. En la misma línea y bajo el mismo argumento, los bonos en dólares de corta duración soberanos, provinciales y corporativos de buen perfil crediticio o con garantías, lucen como activos adecuados para posicionarse en medio del contexto actual”.

En una recomendación similar, el equipo de Research de Capital Markets Argentina destaca que su estrategia continúa con mayor exposición a instrumentos dolarizados de corto plazo como cobertura cambiaria, ante el incierto panorama político y económico. “En este contexto, nuestra recomendación para la curva de bonos en dólares es mantenerse en la parte media y media-corta de las curvas de rendimiento con una duration menor a 5 años. En particular, destacamos las Letes en dólares, a plazos de entre 3 y 6 meses, tomaron atractivo con rendimientos por encima de 4,50% en el mercado secundario, ya que actualmente la suba en el riesgo país le quita atractivo a posicionarse en bonos más largos”.

Además, desde la compañía señalan que, “en la parte corta y corta media de la curva destacamos el Bonar 2024 (AY24), por su atractiva relación TIR / Duration en niveles cercanos al 6,5% de rendimiento, y al Bonar 2020 (AO20) con un rendimiento de 5%. Por tener menor liquidez, para perfiles de riesgo más conservadores no vemos oportunidades en la curva provincial. Para perfiles más agresivos, destacamos el Buenos Aires 9,95% 2021 (PBJ21), con un rendimiento de 7,44%, el Buenos Aires 2023 (PBF23) con una TIR de 8,44% y el Mendoza 2024 (PMY24), con rendimientos cercanos a 10%, entre los bonos de provincias con mejor calidad crediticia y números fiscales más sólidos”

El equipo de Research de Banco Mariva señala en un informe enviado a sus clientes que “con el acuerdo del FMI se han alejado las preocupaciones de financiación para los próximos 2 o 3 años y por ello creemos que la curva soberana argentina tiene margen para transitar un empinamiento. En este sentido, mantenemos la recomendación en una combinación de igual peso entre el bono Global 2021 y 2026, alcanzando una duración de 4,1y y 7,1% de YTM. Además de nuestra expectativa de dinámica de curva, preferimos la posición en el extremo corto producto de un entorno global volátil.

Respecto a las inversiones en pesos, la recomendación desde el equipo de Research de banco Mariva es que, para aquellos inversores que tiene como referencia al dólar, que se mantengan al margen de las inversiones en pesos. Aun así, para los inversores que mantengan sus

inversiones en moneda local, desde el Banco Mariva mantienen su preferencia por la parte más corta de las curvas pesos y evitamos alargar duración. “Recomendaciones: Lebac cortas a julio, Letes a septiembre, el bono Argtes 18, Argcer 19 y Argpom20”, sugieren.

Por último, en lo que respecta a los bonos provinciales, desde el equipo de Research de Banco Mariva ven valor al bono de la Provincia de Córdoba 2024, al bono de la Provincia de Buenos Aires 2021, 2024 y 2027. Ademas los bonos de Mendoza a 2024 y Entre Rios 2025 también muestran un atractivo. Entre los bonos corporativos, el Bono YPF a 2024, Banco Macro 2026 y Banco Hipotecario 2020 resultan interesantes para los analistas del banco.


Artículos Relacionados