Por intentos de usurpación, reforzaron la seguridad en barrios del IPV no entregados

Después de la entrega de casas de IPV a familias del asentamiento Progreso y de la Villa Santa Ana, se exaltaron los ánimos de otras familias que recurrieron a acciones extremas. Entre ellas, mudarse a los asentamientos el día anterior al traslado de beneficiarios con la pretensión de obtener una vivienda y otra, el intento de usurpación en barrios no entregados.

Ante esto, el interventor de IPV, Juan Pablo Notario dijo a Diario la Provincia que “con la colaboración de la Policía se realizaron operativos en varias zonas ya que existieron intentos de usurpación de casas y tengo entendido que hubo personas demoradas. Entendemos la necesidad de la gente; para eso estamos trabajando y nunca será la manera recurrir a la usurpación, que es un delito que, en caso de estar inscriptos en IPV, los expulsa del padrón”.

Los barrios de IPV que no fueron entregados son vigilados por la Policía e incluso con seguridad privada. “Es una inversión que debió hacer el Estado pero se necesita garantizar el derecho a las familias adjudicatarias a recibir una casa en condiciones. Había casos reiterados de roturas y robos y usurpaciones que no podían seguir sucediendo”, destacó.

Demorados

Personal de Subcomisaría Ansilta trasladó en calidad de demorados a dos personas que habían intentado usurpar casas en un barrio de IPV cercano a Villa Santa Ana, en Pocito.

El hecho ocurrió después del traslado de más de 100 familias del lugar hacia el barrio Valle Grande. Hacia el mediodía de ayer, las precarias casas que ocupaban fueron derrumbadas.


Artículos Relacionados