Prevén subas en precios de autos liberados de los impuestos internos

Aunque insisten con que sus márgenes de ganancia son muy acotados, las concesionarias del país son optimistas en cómo cerrará el año y como continuarán subiendo las ventas en 2018. Reunidos en la cámara que las nuclea (Acara), los responsables del sector coincidieron ayer en que se alcanzará a vender el millón de unidades que pactaron con el gobierno, por primera vez en la historia del mercado automotor. Sin embargo, advierten que el año próximo el volumen de negocio volverá a estar motorizado por los vehículos brasileños, las promociones y descuentos que impulsan las terminales y la incorporación de nuevos modelos que ingresan al mercado y amplían la oferta.

Al ser consultado por El Cronista sobre el impacto que pueden tener las reformas impositivas que se discuten, el presidente de Acara, Dante Alvarez, lo minimizó. Sí advirtió que espera que haya cambios en los precios de los autos derivados de la eliminación del impuesto interno de 10% para los de gama media. No sería hacia la baja sino lo contrario. “Hay vehículos cuyos precios se mantenían bajos para que no ingresen a pagar los impuestos internos. Esos podrían subir a valores más reales dada la eliminación del tributo”, dijo.

Acompañado por los vicepresidentes Abel Bomrad, Alejandro Nadur y Alejandro Saubidet, el secretario general, Rubén Beato, y el Tesorero, Ricardo Salomé, Alvarez explicó que ya se llevan vendidas unas 810.000 unidades y que 2017 cerrará con 900.000 vehículos entregados, es decir el segundo año en volumen después del récord de 2013.

Desde la entidad se planteó que de mantenerse las condiciones actuales de mercado, 2018 será el nuevo año récord de la actividad con un millón de vehículos patentados por sobre los 955.000 vendidos en 2013. La cifra que se alcanzará es un 30% mayor a la que se proyectaba el año pasado.

Sobre el tema impositivo, específicamente sobre el impacto de Ingresos Brutos en el sector, Bomrad explicó que ya hay 14 provincias que ajustaron el cálculo del gravamen a lo que dispone la legislación nacional, otras cuatro que están en ese proceso pero el mayor problema se mantiene en la provincia de Buenos Aires, contra la cual Acara anticipa que recurrirá a la instancia judicial.

“A contramano de lo que pide el presidente Mauricio Macri en la provincia de Buenos Aires no encontramos ni baja de impuestos ni seguridad jurídica”, aseveró Bomrad al referirse a que el Estado bonaerense mantiene la aplicación de una carga de Ingresos Brutos sobre el total de la venta de un vehículo en lugar de hacerlo sobre el margen de ganancia de las concesionarias.

 


Related posts