Qué alternativas que estudia Gobierno para que las empresas paguen el bono

La decisión política ya está tomada, habrá un bono para compensar la inflación”, dijo un alto funcionario de la Casa Rosada al sostener que el sector privado deberá otorgar por decreto una compensación de $ 5.000 en dos cuotas a los trabajadores.

Frente a la resistencia empresaria que va desde la UIA hasta CAME, el Gobierno analiza alternativas para “ayudar a cumplir con el bono” y se bajaran opciones como anticipos a cuenta de paritarias, financiamiento a tasas convenientes y hasta descontarlo del Impuesto a las Ganancias.

Si bien algunos juristas sostienen que el Gobierno no podría otorgar el bono a través de un decreto, los especialistas en judiciales de la Casa Rosada sostienen que, de acuerdo a consultas que llevaron cabo, el Poder Ejecutivo está habilitado para hacerlo.

En principio, el rol que va a tomar el Gobierno está relacionado con la implementación del bono, es decir “coordinará su instrumentación”, adelantaron fuentes oficiales y se negociará sector por sector.

A la primera opción de tomar el monto a cuenta de futuros aumentos, desde las organizaciones gremiales ya salieron a manifestar su rechazo a la posibilidad de que el monto de $ 5.000 pueda ser tomado a cuenta de paritarias.

Estimando entonces que este punto pueda ser un obstáculo, en el Ejecutivo se baraja también la posibilidad que la asignación extraordinaria a otorgar pueda ser deducida del impuesto a las Ganancias, entre otras medidas como el contemplar una ayuda financiera, como adelantó el ministro de la Producción, Dante Sica.

Por lo pronto hay cierto malestar en los pasillos de la Casa Rosada por la actitud del Poder Legislativo que en esta coyuntura no dudaron en incrementar sus dietas. “Nosotros desde hace un año y medio cobramos lo mismo”, se quejan funcionarios del ala política.

En tanto, ayer en el Gobierno se descartaba que los empleados públicos pudieran ser beneficiarios de este bono, como consignó este medio. Sin embargo, con el correr de las horas ese rechazo no es tan enérgico. A quien seguramente esta situación de pago adicional a los empleados públicos no le hizo gracia, fue al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien está abocado con la baja del déficit fiscal en momentos en que está por llegar una nueva misión del FMI.


Related posts