Qué beneficios fiscales otorga el certificado MiPyme a las empresas

Aprobada hace dos años en el Congreso, la Ley Pyme estableció una serie de incentivos para el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas, que representan casi un 99% del sector empresarial a nivel nacional y generan más de cuatro millones de puestos laborales, lo que equivale a un 70% del empleo total de la Argentina.

Pese a que se puede tramitar online de manera sencilla con la clave fiscal, sólo una tercera parte de las compañías cuenta con el “Certificado MiPyme”, que es necesario para acceder a todos los beneficios que establece la norma.

En ese sentido, cabe recordar que este mes será clave para la renovación del mismo, ya que la resolución 74/2018 (SeyPyme) prorrogó hasta el 30 de abril su vigencia para empresas con cierre fiscal al 31 de diciembre del año pasado.

Este certificado permite acceder a una serie de facilidades y beneficios, generando un alivio fiscal en muchas pymes. De hecho, las micros y pequeñas empresas que cuenten con el certificado serán excluidas del pago de la Ganancia Mínima Presunta y tienen diferimiento del Impuesto al Valor Agregado en 90 días.

 Además el impuesto a los débitos y créditos bancarios es computado en el pago anual de Ganancias o sus anticipos. Dicho pago a cuenta es de un 100%del impuesto que se genere en el ejercicio fiscal para las micros y pequeñas empresas. Mientras que, en el caso de las manufactureras, es de un 50% para las medianas.

Por otra parte, el 10% de lo invertido en bienes de uso puede ser utilizado como pago a cuenta de Ganancias, en la medida que dicho importe no supere el 2% de los ingresos netos, o 3% si son manufactureras.

Sobre aquellas inversiones que al momento de la solicitud integren el saldo técnico de las declaraciones juradas de Impuesto al Valor Agregado, el Bono de Crédito Fiscal de IVA tiene una validez de 10 años y se puede utilizar para el pago de tributos aduaneros e impositivos. Sobre el monto pre-aprobado del bono, se debe ingresar un 3.5% del monto admitido, que se utiliza para financiar las tasas de verificación y control.

En lo que respecta al certificado de no retención de IVA, se le pide el equivalente al 50% del saldo mínimo requerido, por lo cual es mucho más simple su obtención, permitiendo que las pymes no tengan saldos inmovilizados de IVA.

Gracias a esta legislación, las pymes además pueden acceder a créditos con tasas preferenciales y gozan de una extensión del plazo de ingreso de divisas, que asciende de 1 a 5 años.

Por último, las firmas que cuenten con el certificado de estabilidad fiscal, por el período comprendido entre el 1/8/2016 y el 31/12/2018, no pueden ser sujetas de nuevos impuestos directos, tasas y contribuciones impositivas.

Cronista


Related posts