Reforma Laboral: El Gobierno comienza a negociar con la CGT cambios al proyecto

Después del primer acercamiento establecido el último viernes, funcionarios del Ministerio de Trabajo comenzarán a negociar hoy con los representantes de la CGT posibles cambios al borrador de reforma laboral elaborado por el Gobierno y que fueron reclamados por la cúpula sindical como condición para acompañar con su apoyo el trámite de la iniciativa en el Congreso.

Las quejas gremiales, según la propia conducción cegetista trasladó el viernes al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y al vicejefe de gabinete, Mario Quintana, se concentraron en la modificación de la filosofía del derecho laboral argentino, desde un espíritu tutelar hacia un esquema de igualdad entre trabajador y empleador; la rebaja en la base de cálculo de las indemnizaciones; la limitación a la responsabilidad solidaria en los casos de tercerizaciones y otros aspectos vinculados a los mecanismos de contratación y horas de trabajo.

“La ley así no sale”, fue el mensaje tajante de los sindicalistas, que repitieron la amenaza de unir fuerzas con gobernadores y legisladores del PJ para frenar su tratamiento en el Parlamento.

Con ese telón de fondo, en las últimas horas se sucedieron algunas charlas informales de cara al encuentro previsto para esta tarde entre los equipos técnicos de Trabajo y de la central obrera.

En ese sentido, fuentes sindicales se mostraron optimistas sobre la posibilidad de que el Gobierno dé marcha atrás con el polémico artículo dos de la reforma, que refiere justamente al cambio en la doctrina del derecho laboral. También, aunque admiten que habrá una discusión más profunda, las mismas fuentes plantearon que podrían dejarse sin efecto otros puntos rechazados, como el caso de la base de cálculo de indemnizaciones y el denominado banco de horas.

“Se abrió una negociación, esperamos que atiendan nuestros reclamos para poder establecer algún consenso en serio”, criticó un referente cegetista, en tanto que ratificó la disposición de la central de acompañar otros aspectos de la reforma, como el apartado que proyecta un amplio blanqueo laboral, la inclusión de nuevos mecanismos de capacitación y la creación de la llamada Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (Agmet).

“El borrador que presentaron puede destruir los derechos de los trabajadores. Por eso así como está el Parlamento no lo va a dejar pasar y el movimiento obrero tampoco”, remarcó ayer Héctor Daer, uno de los triunviros de la CGT que lleva adelante las negociaciones con el Ejecutivo. El sindicalista sostuvo que la propuesta oficial tiene “intereses muy concretos de destruir los derechos de los trabajadores”, por lo que consideró que “toda la sociedad tiene el derecho a discutir en forma clara lo que hace a la calidad y a la forma de vida de la gente”.

Tras el encuentro de hoy, la central obrera prevé reunir a su consejo directivo para resolver un plan de acción respecto a la reforma, al tiempo que prepara encuentros con los gobernadores y los bloques legislativos del PJ.

 


Artículos Relacionados