San Juan busca captar inversores para suplantar las minas que están llegando a su fin

En materia minera las provincias de San Juan y Santa Cruz siguen manteniendo la delantera a la hora de captar inversores para sus potenciales proyectos mineros.

Desde esta perspectiva desde la provincia cuyana se disponen a llevar el acelerador a fondo a los efectos de seducir inversores y cambiar especulación a producción minera.

Tanto el gobernador, pero en mayor medida el Ministro Dr. Alberto Hensel, poseen plena conciencia que imperiosamente deben lograr seducir a un inversor para poner en marcha un proyecto en los próximos treinta y seis meses.

La política minera instalada en la provincia en el año 2003 tuvo certeros y contundentes efectos. “Debemos ser capaces de redoblar esfuerzos y romper con este amesetamiento” se lo escucha decir al gobernador Sergio Uñac, y no es para menos, las reducciones de personal en el emprendimiento Gualcamayo pegaron muy fuerte en la zona de Jáchal y La Rioja.

Esto provocó, al mismo tiempo, reducción de distribución de riquezas entre las Pymes locales y por consiguiente discontinuidad laboral. Si bien las cuestiones macro de la economía no ayudan para nada, y se considera que están peor que en el gobierno kirnerista, la decisión de “estar listos” es una forma de ganar tiempo a la hora de que aparezcan nuevos horizontes por la baja de costos por inflación y de contar con estabilidad económica.

San Juan sabe que necesita suplir las reducciones de Gualcamayo, Lama y Veladero, que si bien en esta última fue leve, no existe mucha confianza hacia los manejos de la empresa chino-canadiense que siempre aparece en escena con cambios o mutaciones. Acortar tiempos La industria minera está consolidada en esta provincia cuyana, pero existe convicción y alineamiento en la concepción de poder poner en marcha un nuevo emprendimiento para seguir permitiendo el funcionamiento de toda la cadena de valor.

Para que no suceda el ahorcamiento que hoy padece Catamarca ante el cierre de la gran producción de Minera Alumbrera, la planificación de políticas de afianzamiento es para contener la ansiedad y estar preparados para inminentes desembarcos de nuevos actores mineros. Especialmente entienden, desde el ministerio de Minería de San Juan, que las expresiones de deseo de los inversores del proyecto Los Azules, de poner en marcha el yacimiento dentro de seis o siete años, las autoridades anhelan que ese tiempo se reduzca al 50 % para su puesta en marcha.

Geominera


Artículos Relacionados