Las empresas deben adaptarse a las condiciones económicas y prepararse para competir

Los inversores evalúan sus decisiones en tres niveles: las condiciones microeconómicas, las macroeconómicas y las sistémicas. El primer caso supone analizar las circunstancias presentes para la inversión en su propio mercado, como los costos, el precio y la competencia. Nadie invierte si la rentabilidad no lo justifica. En el segundo se consideran factores generales como el crecimiento económico, la inflación y el tipo de cambio. Y el análisis sistémico, por último, contempla el marco institucional que les sirve de soporte, incorporando aspectos clave como la estructura tributaria y la estabilidad…

Read More