Tras los cruces con la industria, Mauricio Macri elogió al campo

Un día después de que su gobierno acercara posiciones con los industriales de la UIA -tras varios cortocircuitos públicos- Mauricio Macri brindó un fuerte respaldo al campo y anunció un paquete de beneficios para el sector. “Ustedes respondieron”, aseguró y a modo de felicitación, remarcó: “Lo que ganaron lo volvieron a invertir para crecer más”.

Distendido y sonriente, el presidente se movió como pez en el agua entre los productores y empresarios del agro que ayer lo esperaban expectantes para la apertura de la feria rural Expoagro, en San Nicolás. “Hay muchas cosas para resolver todavía, pero después de años de maltrato esto es otra cosa”, señalaban.

La simpatía fue mutua. Bajo un sol arrasador, y escoltado por los ministros Francisco Cabrera, de Producción, y Luis Miguel Etchevehere, de Agroindustria, el presidente no escatimó elogios. “Se han transformado en el gran motor que tiene la Argentina, los felicito”, arrancó y en otro pasaje dejó en claro que “lo que pasó hace 10 años con la (resolución) 125 quedó muy atrás”.

Incluso, ratificó el rumbo de su administración al reafirmar que “es el camino correcto” y defendió la quita de retenciones. “Es un impuesto absurdo que ningún país del mundo cobra y que entorpece el crecimiento y el federalismo”, indicó y dio a entender que la apuesta valió la pena. “La verdad es que ustedes respondieron. Las cosechas anteriores, con 136 y 137 millones de toneladas, fueron las más importantes de la historia y ustedes hicieron lo que saben hacer: lo que ganaron lo volvieron a invertir para crecer más. ¡Ese es el campo argentino!”, agitó.

Antes, con una pequeña flota de carritos de golf, el presidente encabezó una corta recorrida acompañado del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; los senadores Alfredo de Angelis y Esteban Bullrich; el intendente de San Nicolás, Manuel Passaglia y el ministro de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquís. Sólo hizo una parada, en el stand de la empresa de maquinaria agrícola Metalfor, donde se fotografió arriba de un tractor.

Por otra parte, reconoció el “año difícil” que atraviesa el agro por las inclemencias climáticas y se refirió a la sequía que desde diciembre afecta al sector como “la más dura de los últimos 40 años”. Frente a esta situación repitió una frase que la gobernadora María Eugenia Vidal ya había esbozado anoche en la cena de apertura de la megamuestra: “Quiero decirles que no están solos”.

Acto seguido, enumeró una serie de beneficios que desde Nación lanzarán para el campo. “El Banco Central está sacando una resolución por la que prorroga automáticamente todos los vencimiento de los créditos, sin que caigan en mora”, comenzó y se escucharon los primeros aplausos. Sin embargo, los vítores llegaron cuando planteó la eliminación del Registro Fiscal de Operadores de Granos; el Registro Fiscal de Tierras Rurales Explotadas (TIRE); el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (RENSPA); y el Registro de Usuarios de Semillas.

“Lo mas relevante de esta medida es la simplificación burocrática que implica, porque le simplifica la vida al productor; evita que pierda energía, dinero y tiempo”, explicó el ministro Cabrera, ideador de la medida, a Clarín.

En un discurso que no superó los 10 minutos, Macri también informó que la cantidad de declaraciones juradas a realizar en un año se reducirán de siete a una. “Queremos que su tiempo lo empleen en crecer, en innovar, en trabajar y no en hacer de cadetes por los múltiples tramites que genera el Estado”, aseguró envalentonado. Lanzó la creación de una “mesa de riesgo agropecuario” para analizar qué herramientas idear contra el cambio climático y un “corredor seguro para que los bitrenes puedan transportar más carga con menos costo”.

Desde atrás de los vallados, los visitantes le gritaron “¡fuerza!”, le acercaron productos regionales y le pidieron selfies. El presidente se acercó a algunos y se animó a tirarle besos a otros. Tras el discurso, terminó pidiendo: “Vamos a la sombra”.


Artículos Relacionados