Venezuela anunció que refinanciará su deuda y se encamina al default

El presidente Nicolás Maduro anunció hoy que mañana pagará un vencimiento de u$s 1200 millones de un título emitido por la petrolera PDVSA, tras lo cual “decretará” el refinanciamiento total de la deuda externa de Venezuela, informan medios de ese país.

En cadena nacional Maduro dijo que “mañana tenemos que pagar 1,12  millardos de dólares del bono Pdvsa 2017. He ordenado que a primera hora de mañana viernes se inicie el pago y a partir de ese día decreto un refinanciamiento de la deuda externa de Venezuela”.

Según informa el diario El Nacional, de Caracas, el mandatario nacional designó a una comisión, que estará presidida por el vicepresidente Tareck El Aissami, para estudiar el tema.

Maduro ordenó convocar a todos los bancos y tenedores de bonos que estén involucrados con los pagos internacionales. “Vamos a hacer un reformateo completo de los pagos externos para hacer un equilibrio y cubrir las necesidades del país”, aseguró.

¿Se trata de un default?

Según explicó a El Cronista un especialista en reestructuraciones soberanas “mientras pague en tiempo y forma (como va a ocurrir mañana)  no hay técnicamente un default”. Sin embargo, sería una cuestión de tiempo: “Esto puede ser interpretado como una declaración de moratoria que puede estar prevista como evento de default de acuerdo a las condiciones de los bonos”, aclaró.

La idea de un “default a plazo” fue compartida, además, por el economista uruguayo chileno Aldo Lema, uno de los primeros en tuitear sobre el tema esta noche: “El anuncio de reestructuración de la deuda pública externa de Venezuela se convertirá probablemente en default en noviembre (nuevos pagos)”.

Maduro y el gobierno venezolano tuvieron un día extremadamente movido hoy. El presidente realizó distintos anuncios, además de la impactante comunicación sobre la reestructuración de la deuda. Cabe recordar, en este contexto, ni siquiera en los peores momentos de violencia callejera, con centenares de muertos, inflación galopante y crisis social y de abastecimiento, Venezuela dejó puntualmente de pagar su deuda.

Entre las novedades de hoy el presidente bolivariano informó sobre aumentos en jubilaciones y salarios, en una misma jornada en la que, además, la firma de asesoría y economía financiera Econométrica advirtió que Venezuela registró en octubre una inflación del 50,6 %, respecto del mes anterior, entrando técnicamente en “hiperinflación”, por primera vez en su historia, señalan medios locales.

Maduro viene, sin embargo, de obtener un sorprendente y resonante triunfo en las elecciones regionales del mes pasado, cuando el oficialismo se quedó con la mayoría de las gobernaciones. La oposición, dividida otra vez, ensayó distintas denuncias de fraude pero la mayoría de estos reclamos se fue diluyendo y los referentes anti chavistas que triunfaron en algunos estados finalmente decidieron asumir convalidando en los hechos el resultado de la elección.

El trasfondo es igualmente explosivo. La inflación no cede y la escasez de divisas ha creado serios problemas para la importación de medicamentos, entre otras consecuencias. La situación es tan grave que el FMI tiene elaborado un plan de rescate para el que piensa disponer de unos 30.000 millones de dólares, esto pese a que el país caribeño rompió con el organismo hace varios años.

Las elecciones regionales y, antes, la convocatoria a la Constituyente terminaron constituyéndose, de factores de crisis, en elementos de una transitoria estabilización política. Pero la economía no ayuda. Analistas estiman que Venezuela experimentará nuevas alzas inflacionarias y caídas drásticas de su PBI tanto para este año como para el siguiente. Se habla del 12% para 2017 6% en 2018.


Artículos Relacionados