YPF se mete de lleno en el mercado eléctrico

El plan de inversión implica duplicar la actual capacidad de generación en los próximos cinco años. El proyecto se basa en renovar y expandir las operaciones de YPF Energía Eléctrica (YPF EE), que cambiará de nombre y marca.

En medio de los conflictos que involucran actualmente al mercado de los combustibles luego de la crisis cambiaria y la disparada de la inflación, YPF está a punto de lanzar su propia empresa de generación y comercialización de energía.

El objetivo es el de convertir a la petrolera estatal en un importante jugador en el negocio de la electricidad. En concreto, posicionar a la empresa como uno de los principales generadores de energía eléctrica del país.

En realidad, la nueva compañía controlada se sienta sobre las bases de YPF Energía Eléctrica (YPF E.E), que ya opera en este negocio desde 2013 cuando la petrolera le compró a Pluspetrol su participación en dicha empresa, en la cual YPF tenía un 45%. Actualmente, tiene como accionista minoritario, con el 25% del capital, a una firma subsidiada de la multinacional norteamericana General Electric como es GE Energy Financial Services Inc. (EFS).

El anuncio sobre el plan de negocios para los próximos cinco años, hasta el 2022, y el nuevo nombre con el que se bautizó a esta energética renovada se llevará a cabo en los próximos días.

Si bien desde YPF rechazaron dar más precisiones, en el mercado se asegura que uno de los nombres en carpeta para la nueva sociedad sería YPF Light, aunque otros lo descartan.

El objetivo del cambio de nombre sería el de eliminar toda vinculación con el anterior gobierno kirchnerista, período en el cual se creó YPF E.E., además de darle una nueva identidad a la asociación accionaria con GE.

También afirman que, entre las iniciativas, se apuesta a las energías renovables como principal fuente de generación. De hecho, en uno de sus últimas presentaciones ante sus inversores, el directorio de la petrolera adelantó que el objetivo es seguir incrementando su capacidad para generar electricidad que en el 2016 era de 1,3 GW y pasó a 1,9 GW entre el año pasado y este año y que se duplicaría en el 2022.

La intención sería la de alcanzar un nivel decrecimiento de 3,5% anual teniendo en cuenta que sus ejecutivos consideran que en el país la generación de electricidad es anticuada y altamente ineficiente.

En este marco, se proyectan fuertes inversiones justificadas en el crecimiento del Ebitda de la petrolera y su experiencia en el apalancamiento de los desembolsos. También en sociedad con la empresa de GE y con un futuro nuevo accionista que se va a incorporar a la sociedad en los próximos meses con un capital similar al de EFS, es decir otro 25%.

Uno de los mencionados como posible interesado es el fondo Blackstone, aunque se menciona además a Pampa Energía, el grupo de Marcelo Mindlin.

La marca de una nueva etapa
El cambio de marca y la renovación de la imagen y los planes para el sector de generación eléctrica llegan lugo de que los entes regulatorios locales aprobaron el ingreso de GE al capital accionario deYPF E.E y de que las condiciones actuales de mercado favorecen el desarrollo de iniciativas para este negocio, tras los cambios en las reglamentaciones y en las tarifas, tanto mayoristas como minoristas.

 


Artículos Relacionados