A pesar del aumento del precio, la producción mundial de oro se va a reducir un 1,7% en 2020

El parón temporal de la actividad minera en varios países, obligado por las medidas de contención de la pandemia de Covid-19, se va a traducir en una reducción de la producción global de oro a finales de año, que será un 1,7% inferior a la registrada en 2019.

Según la compañía de análisis GlobalData, el cierre de minas y suspensión de la actividad debido a las restricciones obligadas por el Covid-19, en especial durante el segundo trimestre del año, va a provocar una caída del 1,7% en la producción global de oro de 2020.

Casi todos los principales productores van a registrar un descenso en sus niveles de producción a finales de año, a causa de la pandemia y el cierre en diversos mercados clave como Sudáfrica, según la compañía británica de análisis.

Según Vinneth Bajaj, analista de minería de la compañía, “el aumento de la incertidumbre ante el temor a una posible caída de la economía global ha impulsado al precio del metal a su máximo de todos los tiempos en agosto pasado, y permanece en torno a los 2.000 dólares la onza, lo que permite que muchas compañías mineras sigan obteniendo beneficios a pesar de la caída de la producción”.

Después de que se desencadenara la pandemia, los dos mayores productores mundiales, Newmont y Barrick Gold, redujeron sus estimaciones de producción desde un total conjunto de 11,6 millones de onzas (360,8 Tm) a unos 11 millones (342 Tm).

Durante el segundo trimestre del año, la producción de ambas compañías se redujo a menos de la mitad, desde la cifra conjunta de 2,9 millones de onzas (90,2 Tm) entre abril y junio de 2019, a apenas 1,4 millones (43,5 Tm) en el mismo periodo de 2020.

Las minas de oro de Veladero y Porgera (Barrick) y de Cerro Negro, Yanacocha, Eleonore, Peñasquito y Musselwhite (Newmont) tuvieron que suspender su actividad durante la mayor parte de los meses de abril y mayo de 2020, debido a la pandemia de Covid-19.

Por su parte, otras mineras como AngloGold Ashanti y Kinross Gold suspendieron sus previsiones para 2020, mientras que la compañía rusa Polyus Gold fue de las pocas que mantuvieron su cifra estimada de producción para el año.

De hecho, como se puede ver en el gráfico adjunto, la minera rusa ha sido la única de las principales compañías que ha incrementado su producción en comparación con la del año pasado. El hecho de que la mayor parte de sus minas se encuentran en ubicaciones remotas les ha permitido seguir funcionando durante la pandemia.

En Sudáfrica, el Covid-19 obligó a cerrar las operaciones de AngloGold Ashanti en el país, lo que ha provocado un descenso interanual de 63.000 onzas (1,95 Tm) en su producción del primer semestre de 2020, mientras que la producción total de la compañía se ha reducido en 85.000 onzas (2,64 Tm) en ese mismo periodo.

Según el analista de GlobalData, “otros factores que han influido en la producción de las principales mineras durante 2020 han sido la menor concentración de oro en el mineral extraído y la venta de activos. En el caso de Newcrest Mining, la producción se redujo por la venta de la mina de Gosowong (Indonesia) en marzo, mientras que Newmont vendió sus explotaciones de Red Lake y Kalgoorlie a comienzos de año”.

Oroinformacion.com


Related posts