Actualidad petrolera: Uno de cada cuatro barriles de YPF sale de Vaca Muerta

La fotografía de la producción de febrero en la Cuenca Neuquina y en especial en Vaca Muerta dejó tres fuertes improntas. Por un lado, la producción de petróleo alcanzó el valor más alto en 14 años y volvió a ser récord en Vaca Muerta; para YPF, llevó a que uno de cada cuatro barriles que extraen del país provengan de la formación shale; pero a la vez, marcó un gran interrogante sobre cómo será la foto que arroje en los meses por venir.

El ministerio de Energía de Neuquén informó que el mes pasado se extrajeron en la provincia un total de 166.829 barriles por día, de los cuales más del 72% fueron no convencionales.

Con esta producción global, la provincia se consolidó nuevamente como la principal jurisdicción productora de petróleo del país, desplazando a Chubut por una diferencia de más del 13%. Es que la producción de febrero en Neuquén marcó un alza del 25% en comparación con el mismo mes del año pasado, y permitió ser la más alta luego del mes récord que fue diciembre de 2005, en la era de los convencionales.

Los 120.858 barriles diarios que se produjeron en febrero en Vaca Muerta marcaron el récord absoluto de la formación, aunque este récord se dio en la previa a lo que sería, semanas más tarde, la llegada al país de la pandemia del coronavirus.

Gran parte de este salto en la producción de Neuquén y de Vaca Muerta correspondió a YPF, que elevó sustancialmente la producción en dos de sus áreas estrellas del no convencional como son La Amarga Chica y Bandurria Sur.

El dato

70.593
barriles de petróleo por día extrajo en febrero YPF en sus tres principales bloques de Vaca Muerta.

En el primer caso, el bloque operado por YPF en alianza con la firma malaya Petronas, incrementó un 71,6% su producción en comparación con febrero del año pasado y pasó a generar 19.080 barriles por día.

El bloque producía hace un año 11.000 barriles, por lo que en la comparación interanual aportó nada menos que 8.000 barriles adicionales por día.

En el caso de Bandurria Sur, el cambio de socios de YPF tras la salida de Schlumberger y el ingreso como nuevos socios de Shell y Equinor, le dio un fuerte impulso al bloque.

La planta de tratamiento de crudo de Loma Campana está siendo ampliada para poder recibir mucho más petróleo.

En apenas un mes, el área elevó un 28,4% su producción y llegó a los 8.992 barriles por día. En tanto que en la comparación interanual el salto productivo llegó al 37%.

Junto a la nave insignia de YPF en Vaca Muerta, como es el área Loma Campana, la petrolera de bandera alcanzó el mes pasado una producción de 70.593 barriles diarios, que representa que el 28,7% del total de su producción de crudo proviene de estos campos de Vaca Muerta.

En detalle, en febrero YPF alcanzó a nivel país una producción de 245.949 barriles diarios, un valor que se encuentra dentro del promedio habitual de la firma, lo cual evidencia el reemplazo que está dándose de producción convencional por nuevas producción de shale oil.

En números

245.949
barriles por día produjo YPF en febrero, haciendo que el 28,7% de su producción nacional provenga del shale oil.

Las autoridades de YPF se habían puesto el objetivo de que uno de cada cuatro de sus barriles fueran de shale oil para fines del año pasado, una meta que el mes pasado no solo se alcanzó sino que también se superó.

Pero el salto en la producción se encuentra ahora con una crisis internacional que no solo carcome el precio del petróleo a niveles por debajo de la rentabilidad, sino que también el avance del coronavirus en el país obligó a instrumentar esquemas de trabajo de emergencias en los campos y a frenar muchas de las actividades para incrementar la producción que se estaban desarrollando.

Este freno preventivo de los trabajo en los yacimientos se dio a pocos días de que desde YPF se batiera un nuevo récord en Vaca Muerta, esta vez en lo que hace a la cantidad de etapas de fractura. Junto a Halliburton, en el bloque La Amarga Chica, las firmas lograron realizar 12 etapas de fractura en un día, aportando más eficiencia y ahorro de costos a la actividad.

Una actividad que ahora aguarda el fin de la crisis sanitaria nacional, pero también las medidas que puedan adoptarse desde el gobierno para tratar de blindar a la industria de la crisis internacional del petróleo.

Rionegro.com.ar

Comparte:

Noticias relacionadas