Advierten por el impacto en la actividad de las nuevas medidas del Gobierno

«Los escasos niveles de reservas, sumados a la crisis de financiamiento interno y a un programa económico que exige un determinado camino a seguir, siempre genera disyuntivas», explicó Santiago Manoukian, economista de la consultora Ecolatina. «Pero cuando se procrastina, eso te pasa factura con mayor crudeza a futuro. En ese marco, ‘donde hay una necesidad hay un derecho’ se torna más en ‘donde hay una necesidad hay un trade-off’«, agregó, en referencia al dilema que enfrenta el Gobierno.

La situación es delicada porque uno de los combustibles necesarios para la actividad económica es la disponibilidad de divisas para importar insumos que sirven para producir. Según datos de la consultora Sarandí, las reservas netas del BCRA gravitan en torno a los USD2.500 millones, mientras que, según fuentes oficiales, el nivel de importaciones de mayo estuvo por encima de los USD7.600 millones, la cifra más alta para un solo mes en toda la historia.

Tal como indicaron ayer desde el Gobierno, se está trabajando en medidas para frenar la caída de reservas. Estarán vinculadas en afinar los controles a las importaciones. Se sumarán al trabajo que ya realizan Afip, Desarrollo Productivo y el Central. Desde Ecolatina precisaron que la mejora de la actividad económica, los mayores costos logísticos y el creciente déficit turístico impulsaron la pérdida de dólares en la autoridad monetaria. En el Gobierno también señalan la sobrefacturación de importaciones y la subfacturación de exportaciones.

«Esperamos que esto no sea un cepo que complique más a la actividad, algunas plantas están trabajando con sus stocks para no frenar la producción», señaló a BAE Negocios uno de los miembros de la junta directiva de la UIA. Para las pyme esto también es un problema. Leo Bilanski, de Enac, apuntó: «Muchos de nuestros socios sustituyeron importaciones o invirtieron en máquinas y ahora no pueden importar los productos necesarios para cumplir con sus planes de negocios, esto es muy grave en nuestro sector«.

En el Ministerio de Economía esperan que la actividad crezca 4% este año y estiman que de contar con más dólares esa performance podrá ser incluso mejor. «La dificultad del Gobierno para generar confianza en el rumbo es que no se sabe cómo va a hacer para cumplir con los objetivos, como el de acumular USD5.800 millones de reservas en el BCRA en 2022 o tener tasas de política monetaria positivas. Hacerlo tiene costos, el problema es quién está dispuesto a asumirlos», afirmó el director de Analytica, Claudio Caprarulo.

En tanto, advirtió Manoukian, la inflación genera distorsiones que complican el cumplimiento del sendero trazado por Martín Guzmán. Entre otras cosas el economista destacó que el escenario nominal obliga al BCRA a acelerar la depreciación nominal y a continuar subiendo las tasas de interés para evitar la apreciación real y garantizar rendimientos positivos en pesos.

En ese sentido, Bilanski consideró que los créditos subsidiados que otorga Desarrollo Productivo son los únicos «viables» para la industria. «Financiarse a tasas de mercado no sirve para invertir, de no contar con líneas oficiales se estaría parando la máquina», concluyó.

BAEnegocios.com

Comparte:

Noticias relacionadas