Advierten que el dólar Qatar sumará presión a los paralelos

Luego del buen resultado que tuvo la implementación del dólar soja, que permitió engrosar las reservas del Banco Central por u$s5.000 millones en septiembre, el Gobierno anunció un nuevo esquema para consumos en dólares con tarjeta de crédito, con el objetivo de reducir el déficit de la balanza de servicios y evitar perder las reservas acumuladas durante el mes pasado en sectores no relacionados a la producción.

Tras el anuncio de un dólar Qatar a $314 para consumos con tarjeta en moneda extranjera superiores a los u$s300 mensuales y de una cotización similar para las compras de bienes suntuarios (aunque con la implementación efectiva algo demorada), la reacción del dólar blue durante la rueda de ayer fue un salto de $9 hasta los $289, luego de dos semanas de estabilización. Por otro lado, los dólares financieros también cerraron en alza.

En esta línea, analistas consultados por Ámbito coinciden en que el nuevo esquema para afrontar consumos en el exterior sumará presión sobre los dólares paralelos de cara a las próximas semanas e impulsará sus cotizaciones. Asimismo, descartan que la medida pueda reducir el déficit en la balanza de servicios.

El analista financiero Christian Buteler consideró que la medida llega tarde “dado que los gastos de tarjeta en agosto fueron los mismos que en julio, a pesar de que agosto no es temporada alta, esto se debe a que todos se adelantaron y cancelaron los pagos antes del aumento”. Y agregó: “Vamos a tener una suba de los tipos de cambio, quizá no inmediatamente, pero sí gradualmente y en no más de dos semanas el dólar tarjeta va a ser nuevamente el dólar más barato de todos. Ese panorama producirá una nueva escalada de precios, y los costos van a ser más grandes que el beneficio de corto plazo de la medida”.

Mauro Natalucci, analista en Rava Bursátil, también planteó que “puede ser que presione al alza el tipo de cambio paralelo por la misma demanda que ocasionará, ya que es un dólar libre; más que nada porque es difícil acceder al tipo de cambio financiero y al oficial”.

Coincidió Alejandro Giacoia, economista en Econviews: “Puede generar algo más de demanda en el mercado paralelo. Con estos precios del MEP, es claro lo que conviene. Pero si los dólares libres suben, esa ventaja va a achicarse”.

Por otro lado, Giacoia relativizó la mejora que pueda traer el dólar Qatar para contener la salida de divisas por turismo: “No creo que la medida tenga un impacto significativo, quienes podían viajar pagando $275 el dólar tarjeta, es muy probable que continúen haciéndolo a $300”.

Juan Pablo Albornoz, analista macroeconómico en Invecq, también matizó el posible efecto en la deficitaria balanza de servicios, que alcanzó un rojo de u$s748 millones en el último mes: “Se está intentando atacar un frente de pérdida de divisas que, si bien es importante, es de una magnitud mucho menor que la de la balanza comercial. Si esta medida viene acompañada de una operatoria similar para el turismo emisivo de forma tal de que los turistas que consuman con tarjeta de crédito lo hagan a un tipo de cambio de $300, podría aliviar la situación en la cuenta de turismo. Aun así, en el neto turismo entre viajes, pagos con tarjeta y transporte de pasajeros, representa dos tercios de la salida de divisas por la cuenta de servicios: hay otro tercio principalmente explicado por los fletes, con todos los servicios de logística del comercio exterior que vieron un muy fuerte incremento de precios a nivel global que esta medida no logrará solucionar”.

http://www.ambito.com/

Comparte:

Noticias relacionadas