Ambición argentina de shale peligra tras el drama de los bonos de YPF

La petrolera argentina controlada por el Estado, YPF, necesitará más de u$s1.000 millones para impulsar la perforación en la Patagonia, donde lidera el desarrollo del mayor yacimiento de shale fuera de Estados Unidos.

No va a ser fácil. YPF reestructuró bonos la semana pasada para liberar dinero para gastar en shale, que exige un ciclo implacable de perforación y fracking. Pero relativamente pocos acreedores aceptaron los nuevos instrumentos y la compañía solo pudo obtener un alivio de u$s630 millones de los pagos de la deuda en los próximos dos años. Quería más que eso y tendrá que tomar medidas adicionales para lograr los objetivos de gasto, según una persona familiarizada con el asunto.

“Realmente no limpiaron su casa como esperaban”, dijo Fernando Valle, analista de petróleo de Bloomberg Intelligence en Nueva York. YPF declinó hacer comentarios.

YPF apunta a gastos de capital este año de u$s2.700 millones, que incluyen u$s1.300 millones en la formación de shale Vaca Muerta, mientras intenta detener cuatro años de declives de producción. Después de que la pandemia de coronavirus diezmara los ingresos y el canje de deuda arrojara resultados limitados, para lograrlo será necesario aumentar los precios del combustible, reducir los costos perforación, vender deuda local y tal vez desinvertir activos.

YPF_20191216
Un experto afirma que YPF va a tener que aumentar más los combustibles para poder invertir en Vaca Muerta.

No solo está en juego la estrategia de crecimiento de la compañía, sino el futuro de Vaca Muerta, en tanto los controles de capital ahuyentan a los perforadores extranjeros.

Combustible barato

Las ventas de combustible son particularmente importantes porque YPF refina la mayor parte del petróleo que produce. La demanda de gasolina y diésel ha caído debido a la pandemia y los precios en términos de dólares también están baratos, después de años de intromisión del Gobierno para controlar la inflación.

“Si está utilizando YPF para subsidiar a los consumidores, no tendrá capital para seguir perforando”, dijo Valle.

La compañía necesita aumentar los precios del combustible este año en 5% en términos de dólares, emitir al menos u$s400 millones en el mercado de deuda local y seguir reduciendo los costos para alcanzar el objetivo de u$s2.700 millones, dijo Ezequiel Fernández, analista de capital en Buenos Aires para Balanz Capital Valores.

Ese nivel de gasto permitiría a YPF aumentar la producción de crudo en un 0,5% este año y mantener estable la producción de gas natural. Es una línea muy delgada. Cualquier monto inferior a u$s2.500 millones significaría otra caída en la producción, dijo Fernández.

El shale actualmente representa aproximadamente una quinta parte del crudo de YPF. Quiere aumentar esa proporción a un cuarto este año y hasta la mitad para 2023. En el tercer trimestre de 2020 produjo el equivalente a 468.500 barriles diarios de petróleo y gas, que es similar a lo que produce Marathon Oil Corp. en EE.UU.

YPF informará el 4 de marzo los resultados del cuarto trimestre.

Perfil.com


Related posts