Aseguran que hay muy malas relaciones laborales en la minería chilena

La paralización de minas a causa de huelgas son parte integral de la negociación colectiva en el sector minero de Chile. Incluso estos paros han puesto en riesgo la producción de cobre del país.

BNamericas conversó con el director de la consultora laboral local Datalab, Carlos Portales, para conocer sus causas fundamentales, los antagonismos de fondo y las motivaciones. También se refirió a posibles soluciones a largo plazo y la colaboración entre empresa y sindicato.

BNamericas: ¿Por qué las negociaciones colectivas del sector minero en Chile generan tanto revuelo?

Portales: Primero, porque el sector minero es muy importante para la economía nacional. La minería es la locomotora del tren. Cuando la minería anda bien, se activan todos los demás sectores que dan servicio a la minería como construcción, gestión, alimentación, transporte.

Segundo, en Chile los sindicatos tienen un poder importante y, particularmente en la minería estatal, en Codelco. En la minería privada el rol de los sindicatos también es importante, son sindicatos bien organizados.

En Chile, la tasa de sindicalización anda alrededor de 19%, uno de cada 5 trabajadores dependientes está sindicalizado, y en la minería esto puede llegar a 85%. De hecho, en minería están sindicalizados [incluso] los niveles de supervisión, los niveles medios. En muchos casos tenemos sindicatos de supervisores y, en algunos casos, gerencias.

Lo tercero es que, dadas las condiciones actuales [del mercado], con un precio del cobre favorable, hay más recursos.

BNamericas: ¿Las negociaciones ocurren cada dos años aproximadamente porque la legislación chilena lo establece así?

Portales: Por ley, el máximo son tres años. Normalmente van entre dos y tres años, pero vemos negociaciones todos los años porque no todas las compañías cerraron sus acuerdos en las mismas fechas.

Este ha sido un año particularmente generoso en materia de negociaciones colectivas; muchos contratos coincidieron y se cerraron hace dos o tres años y su renovación se acumuló para 2021.

Además, en la legislación chilena tenemos la negociación reglada que está establecida por el Código del Trabajo, que tiene plazos específicos de cuándo debes empezar a negociar y, una vez iniciado el proceso, tienes una serie de pasos para que los sindicatos presenten propuestas, la empresa conteste y, si no se llega a acuerdo, se desarrollen procedimientos para votar la huelga y, la Inspección del Trabajo, que es el órgano regulador, puede entrar a una mediación al final del proceso para evitar la huelga.

Pero también existe una negociación anticipada, no reglada, en la que se negocia un acuerdo entre las partes, sin un esquema regulatorio definido. Los trabajadores involucrados en este tipo de negociación no tienen fuero, es decir, pueden ser despedidos.

En una negociación reglada, los trabajadores no pueden ser despedidos.

BNamericas: ¿Qué implica una negociación reglada y una negociación anticipada en cuanto a las relaciones laborales?

Portales: Una negociación anticipada implica mejores relaciones entre las partes. La negociación reglada implica que hay más tensión.

Otra cosa importante es que la negociación anticipada no permite huelga porque estás en medio de un acuerdo voluntario.

En 2017 hubo un cambio de regulación que permitió que las huelgas se hicieran efectivas. Antes, los sindicatos votaban la huelga, pero la empresa podía reemplazar a los trabajadores que iban a huelga, ahora no se puede.

BNamericas: ¿Cambió eso el escenario para las empresas?

Portales: Sí, para las empresas cambió el escenario respecto a la posibilidad de paralizar sus actividades si no se llega a acuerdo en la negociación.

BNamericas: ¿Eso ha provocado que las empresas cedan ante las peticiones de los trabajadores?

Portales: Evidentemente, pero hay que decir que la huelga no favorece a nadie porque los días que los trabajadores no trabajan no se les paga y pierden bonos de producción. Por ejemplo, la [última] huelga en Candelaria fue larga, pero el incremento que lograron los trabajadores no compensó la pérdida de salario que tuvieron durante más de un mes.

BNamericas: ¿Cómo son las relaciones laborales en general en el sector?

Portales: Tenemos muy malas relaciones laborales en la minería chilena. Yo trabajo en la conformación de mesas de trabajo para discutir temas de fondo como productividad, costos, bienestar de los trabajadores, incorporación de nuevas tecnologías y mayor competencia para los trabajadores.

Las empresas en Chile no han logrado instalar un diálogo laboral permanente, un acercamiento permanente con los trabajadores y sus dirigentes. En la minería todavía hay una relación muy conflictuada.

BNamericas: ¿Por dónde debería partir la industria para mejorar las relaciones con sus trabajadores?

Portales: Las relaciones laborales son permanentes y llega un minuto en que tenemos que negociar, pero ese es el único momento en que las compañías y los sindicatos se encuentran. No hay confianza porque no hay una agenda de diálogo permanente.

El proceso es muy transaccional y, cuando llega el momento de negociar, las empresas ponen todo el esfuerzo en el bono de término de negociación, que es puro dinero de corto plazo.

Las empresas y los trabajadores no hablan sobre cómo incorporar tecnología de alto nivel y cómo los sindicatos pueden contribuir con esto, tampoco se habla de cómo negociar planes de capacitación de mediano plazo para generar empleabilidad, cómo mejorar la salud, la cultura.

Por ejemplo, hay empresas mineras importantes en las que medimos el bienestar multidimensional de los trabajadores con un índice de la Universidad de Oxford, y la mitad de ellos no tiene vivienda propia.

BNamericas: ¿Qué otros aspectos deberían considerarse en esta relación empresa-trabajador?

Portales: Educación financiera. Allí la empresa puede ser un actor relevante y, junto al sindicato, apoyar para bajar la deuda y dar herramientas para tener una mayor responsabilidad financiera.

Este año el gran tema ha sido el bono de término de negociación, no ha habido grandes avances en capacitaciones, por ejemplo.

BNamericas: ¿Podrían incorporarse las relaciones laborales en la nueva Política Nacional Minera de Chile?

Portales: Yo fui el encargado de coordinar el capítulo de relaciones laborales de la Política Nacional Minera, así que te puedo decir que todos estos puntos están incluidos, pero creo que esto tiene que ver con un problema del ser humano en general, que es cómo vencer la inercia de corto plazo y arreglar el problema de fondo.

BNamericas: ¿Cuál es el problema de fondo?

Portales: El primero es la productividad, que cae un punto porcentual por año desde 2010, costos que en general van al alza y muy poca capacidad de innovación. El año pasado se empezaron a instalar salas de control para manejo remoto en algunas faenas, pero esto es parcial.

Es importante que la minería genere un bienestar más amplio que únicamente el económico.

BNamericas: ¿Cómo se explica que las compañías le den más peso a mejorar las relaciones con las comunidades circundantes y no con sus trabajadores?

Portales: Si no mejoro mis relaciones con la comunidad, no tengo acceso al agua y no puedo operar, por ejemplo.

Hay una mirada de corto plazo. Hay mucho discurso, pero el modelo de relacionamiento no ha cambiado y, en relación con las comunidades, es muy instrumental.

Yo creo que es muy necesario que la minería traiga gente de fuera de la minería, que mire con otros ojos, con otra perspectiva.

BNamericas: ¿De cuáles industrias?

Portales: Debería traer ejecutivos con perfiles distintos, con esquemas mentales distintos, a eso me refiero con otros ojos. Empresas que hayan tenido que construir relaciones, que hayan vivido procesos de cambio para incorporar a sus trabajadores.

Yo contrataría gerentes que hayan tenido que integrar sindicatos en distintos procesos, que hayan tenido que generar diálogo laboral.

Además, hay que modificar la composición de los directorios de las compañías mineras para integrar a más mujeres.

BNamericas.com


Related posts