Avanza agenda del Observatorio de Precios: mesas sectoriales, documentos técnicos y lupa a monopolios

Un documento al que accedió Ámbito destaca que el órgano podrá requerir datos comerciales e informes a las empresas. También emitirá dictámenes técnicos.

El Gobierno avanza en su plan para anclar las expectativas de inflación en torno al 4% mensual mediante acuerdos sectoriales. Sumó a los combustibles a Precios Justos y es probable que en los próximos días también se adhieran otros insumos difundidos. Mientras eso ocurre, también acelera la puesta en marcha de herramientas que permitan monitorear el cumplimiento de los convenios. La semana pasada reactivó un órgano creado en 2014. Se trata del Observatorio de Precios, que pondrá bajo la lupa el engranaje de las cadenas de valor. Desde allí, se podrán requerir datos comerciales e informes a las empresas y luego emitir dictámenes. Fuentes oficiales le anticiparon a Ámbito parte de la agenda que se viene: mesas sectoriales y elaboración de documentos técnicos. La lupa estará en los monopolios y oligopolios.

El organismo que fue creado por la ley 26.992 tuvo unas pocas reuniones durante 2015 y luego fue desactivado con la llegada de Mauricio Macri a la presidencia. Según explicaron fuentes oficiales, su función será “monitorear, relevar y sistematizar los precios y la disponibilidad de insumos, bienes y servicios”. Estará integrado por funcionarios de distintos ministerios, representantes del sector empresario, organizaciones de defensa de los usuarios y consumidores e instituciones públicas y privadas, provinciales y locales.

La autoridad de aplicación es la Secretaría de Comercio, en cabeza de Matías Tombolini, que también está a cargo de organizar los acuerdos con los que el Gobierno busca fijar las expectativas de inflación en torno al 4%. Esas negociaciones, que a diferencia de instancias pasadas se hacen firma por firma y no a través de las cámaras que las agrupan, se discuten con datos sobre las empresas sobre la mesa. Acceso a dólares oficiales, incrementos promedio, ganancias, son algunas de las variables que se analizan.

En ese marco las firmas suelen responsabilizar a otros eslabones de la cadena de valor de cualquier irregularidad que ocurra con un producto. Ahora el Gobierno contará con más herramientas para transparentar ese debate. Un documento oficial al que pudo acceder Ámbito, destaca que el Observatorio tendrá entre sus facultades requerir “toda la documentación relativa al giro comercial de la empresa o agente económico”, aunque destaca que “la información tendrá carácter reservado y confidencial”.

También estará en condiciones de solicitar informes a organismos públicos o privados, y podrá recomendar a la autoridad de aplicación la publicación de los precios y la disponibilidad de venta de los insumos, bienes y servicios. En la misma línea, el texto pone de manifiesto que la Secretaría de Comercio “podrá encomendar al Observatorio la realización de un dictamen técnico en materia de precios y/o disponibilidad de insumos, bienes y servicios”.

La primera reunión se realizó la semana pasada. Según detalló a este medio uno de los asistentes, se acordó conformar unas nueve mesas de trabajo. Algunas de ellas estarán abocadas a monitorear rubros específicos como el textil, los alimentos, la logística o el sector financiero. En cambio, hay otras que pondrán bajo la lupa a «monopolios, oligopolios, ganancias extraordinarias o insumos difundidos en su conjunto».

Esto se definió no sin antes algún cruce que protagonizaron los representantes de sectores que preferían que no haya una mesa específica de su rubro. Claro, todo se podría englobar en categorías más generales donde se disuelvan las discusiones. De todas formas, la tarea más inmediata del Observatorio, será seleccionar cadenas de valor específicas para estudiarlas en profundidad y detectar posibles distorsiones.

Todo esto acontece mientras el ministro de Economía, Sergio Massa, espera recibir el primer alivio significativo en su frente más complejo, la inflación. En el Palacio de Hacienda aseguran que en diciembre, cuando el INDEC de a conocer la inflación de noviembre, se perforará el simbólico piso del 6%. Algo que no sucedía desde junio, previo a la renuncia intempestiva de Martín Guzmán.

Tanto Massa como su viceministro Gabriel Rubinstein siguen apostando a su plan “paso a paso”. Acumular reservas, “ordenar” la cuestión fiscal y alinear las expectativas son los ejes centrales. Con ese combo, esperan bajar los índices de inflación en un punto por bimestre. Es probable que en las próximas horas haya novedades y más sectores se sumen al acuerdo de precios con el que se intenta reducir la inercia.

Si hay más acuerdos, también se apelará a más controles. Según pudo averiguar este medio, ya está prevista una nueva reunión del Observatorio entre el 5 y el 14 de diciembre para comenzar a discutir en las nueve mesas de trabajo. También hay agenda pautada para enero, febrero y marzo. La vieja fórmula: palo y zanahoria.

https://www.ambito.com/

Comparte:

Noticias relacionadas