Bancos vs fintech: la próxima polémica

«Es competencia. Y eso es bueno. Avanzaremos». Una alta fuente del Gobierno aseguró que, luego de octubre, se habilitará a las fintech la posibilidad de otorgar créditos desde sus propias usinas financieras. La alternativa le quitaría a los bancos parte de un gran negocio y, según la visión de las entidades financieras, en condiciones de competitividad desventajosa y desleal. El negocio es simple. Empresas «on line» sin oficinas a la calle y dedicadas a la intermediación entre compradores y vendedores de bienes y servicios -o, directamente; oferentes de servicios financieros vía internet- podrían otorgar abiertamente créditos al público.

Este dinero podría utilizarse para financiar la operación realizada dentro del sitio o como fondos para otra actividad con la que la página tenga una relación comercial. Luego, el tomador del préstamo, pagaría las cuotas directamente en cuentas abiertas por la propia empresa. Todo sin la intervención de los bancos. Para las compañías de la «Nueva Economía», la habilitación les abriría una otra unidad de negocios, con una (más que rentable) fuente de ingresos; desplazando a los bancos tradicionales de una transacción actualmente monopolizada por las tarjetas de crédito que emiten las entidades financieras. El ejemplo más importante es el de Mercado Libre, que ya ofrece prestamos a través de su controlada Mercado Crédito, por la cual los compradores que utilizan la plataforma pueden obtener el financiamiento necesario, sin recurrir a las tarjetas.

La idea de aprobar la posibilidad para que las empresas tecnológicas -que ofrecen productos de consumo on line o que intermedian entre dos puntas- puedan realizar una operación comercial, fue avalada desde el propio Poder Ejecutivo y trasladada hace unos meses hacia el Banco Central de la República Argentina (BCRA); donde la habilitación tiene como principal defensor al vicepresidente Lucas Llach. Sería próximamente comentada a la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) y a la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (Adeba) quienes, sabiendo de los planes oficiales, ya habían protestado en junio cuando comenzaron a circular las versiones sobre la futura aprobación.

Los bancos critican que las fintech (dedicadas o no en sus orígenes a dar créditos) representan una competencia desleal, ya que no están obligadas a obedecer las regulaciones y normativas del BCRA; al definirse como empresas no dedicadas a la «intermediación financiera»; ya que no toman dinero del público para los prestamos, sino que se apalancan con fondos propios generados por la misma, y millonaria, circulación de pesos dentro del portal. La queja de los bancos (de todos los tamaños) es por la necesidad de cumplir con la documentación de habilitación de la entidad, la calificación de riesgo del cliente, las normativas de liquidez, la obligatoriedad de mantener sucursales abiertas al público y el sostenimiento de las condiciones laborales de los empleados; mientras que ninguna de estas obligaciones alcanzan a las fintech. Protestan, además, que ya se les advirtió a los mismos bancos que no pueden abrir bajo la misma sociedad, entidades de financiamiento alternativo vía internet; y que, si lo hacen, deberán cumplir con la misma normativa que los bancos tradicionales. Lo que ABA y Adeba piden es que estas reglas sean obligatorias también para las fintech.

AF

Comparte:

Noticias relacionadas