Con $280 millones, Nación reactivará este mes dos tramos de la ruta 150

Entre las obras que se paralizaron por la restricción de recursos durante el gobierno macrista se encontraban dos tramos de la ruta 150, uno en Iglesia y otro en Jáchal. Luego de tres años, las tareas se retomarán en ambos sectores en la segunda quincena de este mes, según confirmó el titular de la delegación local de Vialidad Nacional, Jorge Deiana, quien agregó que el costo rondará los 280 millones de pesos entre las dos obras, fondos que están garantizados por la administración central.

La reactivación de dichos tramos obedece a la política encarada desde el Ministerio de Obras Públicas de la Nación, a cargo de Gabriel Katopodis, quien se había comprometido con el gobernador Sergio Uñac, en su visita del año pasado, a destrabar aquellas obras que estaban frenadas de la gestión nacional anterior. En ese marco, Vialidad Nacional ya devolvió casi 2 mil millones de pesos de la deuda que se había acumulado en el gobierno de Cambiemos, debido a que la provincia ponía de sus fondos para que no se detuvieran las obras de jurisdicción nacional y, así, sostener la mano de obra frente la recesión económica. Entre esos recursos se encuentran los que corresponden a la transformación en autopista de la Ruta 40 Norte, que va de Capital hasta Callejón Blanco, en Chimbas.

En el caso de la 150, es una ruta clave, ya que forma parte del Corredor Bioceánico, que atraviesa la parte central del país y desemboca en el actual Paso de Agua Negra hacia Chile y en el futuro Túnel de Agua Negra. Son dos los sectores que se habían paralizado por falta de recursos nacionales. Uno es de 26,5 kilómetros que va de la localidad de Las Flores hasta antes de Peñasquito, en Iglesia, y el otro es de 11 kilómetros, que va de la rotonda de San Roque hasta cerca de la Escuela Agrotécnica Manuel Belgrano, en Jáchal (ver infografía).

El reinicio de los trabajos en el primer tramo tiene un valor aproximado de 200 millones de pesos, indicó Deiana. «Vamos a darle continuidad a un contrato existente que estaba paralizado», resaltó el funcionario, quien agregó que la obra está en manos de la empresa Mapal. Así, explicó que en los 26,5 kilómetros de la ruta estaba hecho lo que se denomina imprimación, el riego de una emulsión que une el árido producto de la base con la carpeta asfáltica. «Como la imprimación no está preparada para el tránsito vehicular, con el paso del tiempo se destruyó y se produjeron baches», remarcó el titular de la sede local de Vialidad, que manifestó que el objetivo es que todo esté listo en abril o mayo del año que viene.

La obra en el tramo jachallero está valuada en un monto cercano a los 80 millones de pesos y también se continuará con el contrato que tiene la compañía Ivica Dumandzic. Las tareas a ejecutar tienen que ver con la repavimentación para recomponer la calzada y la mejora de los accesos a las avenidas y calles principales que se conectan a la ruta. Además, habrá ampliación de calzadas, arreglos para la circulación de peatones y ciclistas y el municipio ejecutará la iluminación en dicha zona, expresó Deiana.

Ambos tramos vienen paralizados desde hace tres años y sus reactivaciones se darán en la segunda quincena de este mes.

Otras obras frenadas eran los llamados by pass en Iglesia, uno en Las Flores y otro en Villa Iglesia, los cuales quedaron en manos de la provincia, que debe llevar adelante una nueva licitación para que salgan de su parálisis.

Derivadores destrabados

Son dos obras importantes de desvío, llamadas by pass, para que los vecinos de Villa Iglesia y de Las Flores no padecieran el impacto del tránsito de los camiones de carga que van hacia la mina Veladero. Ambas alcanzaron un 70 por ciento de ejecución, pero están frenadas desde hace más de cuatro años, por lo que lo realizado se ha visto deteriorado por el paso del tiempo. Luego de tanto retraso, se destrabó el reinicio de los trabajos. La empresa mendocina Green tenía a cargo la ejecución y luego de entrar a concurso de acreedores, el juez que lleva adelante el proceso le dio en marzo el OK a la rescisión del contrato, el cual ya había sido acordado entre la constructora y Vialidad Nacional. Así, la provincia quedó en condiciones de reactivar las obras, por lo que deberá llamar a licitación. De acuerdo al convenio que se firmó con el ministro de Obras de la Nación, Gabriel Katopodis, la financiación corre por cuenta del Estado sanjuanino.

Otra obra paralizada es la que comprende dos tramos de la Ruta 40 Sur, que van de Calle 8, Pocito, a ruta 295, en Sarmiento, y desde esta última vía hasta Tres Esquinas, en el mismo departamento. Las tareas también estaban a cargo de Green y todo indica que el camino a seguir será el de la rescisión del contrato. Los trabajos vienen frenados desde el 6 de enero de este año.

Diario de Cuyo


Related posts