Daniel Gerold: “Con Vaca Muerta hay una oportunidad relevante, es más concreta y se ve más cerca”

Estudió Ingeniería Industrial en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y tiene un posgrado en Economía del Petróleo y el Gas Natural en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA). Ocupó cargos ejecutivos en YPF, Petrolera San Jorge y Chevron, como gerente Comercial y de Negocios. Fundó y dirige G&G Energy Consultants

Daniel Gerold es uno de los especialistas en energía más consultados por el sector privado. En una entrevista con la nacion, indicó que la pandemia mejoró la productividad de Vaca Muerta de una manera que podría cambiar el futuro de la Argentina. Proyectó que el gasoducto estará listo a mediados del invierno próximo y criticó el esquema de segmentación de tarifas.

–¿Por qué la Argentina importa gas, si tiene en Vaca Muerta la segunda reserva no convencional más grande del mundo?

–Tenemos un recurso, que para desarrollarlo, para que se transforme y llegue al mercado, hay que hacer inversiones enormes, como en gasoductos, por ejemplo. Pero desde hace 20 años, el país vive en emergencia y anomalía, y careció de reglas de juego para que se desarrollen las inversiones de largo plazo. Además, la demanda tiene una característica estructural: el consumo del segmento residencial en invierno es seis veces mayor que en verano; por lo tanto, hay que importar el gas o no suministrarlo al mercado.

–¿Hay forma de almacenar el gas para luego utilizarlo en los picos de demanda en invierno, o siempre será necesario importarlo en esa época?

–No tenemos la geología que tienen otros países, como Estados Unidos o Europa, que tienen cavernas y tienen un sello de sal, donde se puede almacenar y se puede producir en forma muy rápida. Nuestra geografía en los centros más poblados carece de esas características geológicas, y construirlas en superficie con obras de ingeniería es carísimo y muy poco razonable.

–¿Se puede hacer como si fuese una canilla, que la abrimos para que produzca gas en invierno y la cerramos en verano?

–Técnica y operativamente uno podría imaginar que es posible, y el Gobierno marcha hacia eso, porque pide o va a lanzar licitaciones para producir gas en invierno. El punto es que eso va a desequilibrar en algún aspecto el mercado, porque se va a desarrollar mucho el gas para el invierno, que se va a pagar a un precio mucho más caro que en el verano, pero mucho más barato que lo que cuesta importar gas natural licuado (GNL), pero después, en el verano, va a sobrar una gran cantidad. Parte de eso se va a exportar a los países limítrofes, a Chile, principalmente. Igual, va a sobrar mucho. Imagínense en 2023 cuando haya 11 millones de metros cúbicos día (m3/d), más de la capacidad de transporte, y en 2024, cuando haya 24 millones de m3/d. Va a sobrar gas cuando no sea invierno y, por eso, las empresas están pensando en proyectos de GNL.

https://finance.yahoo.com/
Comparte:

Noticias relacionadas