Desde Minería explicaron que hay unos 70 hornos como en el que murieron los operarios

Hay 150 hornos antiguos en Los Berros para quemar caliza y producir cal. De esos, 70 no tienen habilitación para funcionar, pero existe el riesgo de que los propietarios intenten reactivarlos, bajo el riesgo de que suceda una fatalidad como la que se llevó la vida de dos hombres el pasado viernes. Esto fueron los datos que dio el jefe de la Policía Minera Eduardo Machuca.

Los hornos son estructuras similares a un pozo negro, donde realizan una perforación de unos 4 metros de diámetro y 15 de profundidad, que tienen una estructura de rocas que contienen las paredes y adentro se pone la caliza con combustible sólido para que se queme y produzca cal. En el caso de la empresa Serrano, donde ocurrió el accidente, el horno llevaba años inactivo y no tenía habilitación para volver a funcionar, pero al parecer intentaron reactivarlo y esto fue lo que provocó el accidente.

Aunque todavía investigan qué sucedió exactamente, los especialistas creen que los operadores que murieron tenían como objetivo reparar las paredes del horno. La estructura habría tenido un hueco, que es lo que al parecer intentaban reparar José Merceri y Ezequiel González cuando se vino abajo una de las paredes y los aplastó. Los hombres, de 26 y 21 años, fallecieron cuando las rocas que funcionan como paredes, de aproximadamente 1m de alto y 20cm de ancho, colapsaron sobre ellos.

El emprendimiento no tenía permiso para usar el horno ni repararlo, algo que había quedado asentado en un control que realizar un mes antes de accidente. La empresa Serrano sólo estaba habilitada para moler cal de otros emprendimientos y envasarla.

Al igual que en el lugar del accidente, hay varias decenas de lugares en Los Berros que tienen hornos antiguos que deben permanecer inactivos. Para que no sucedan más incidentes de este tipo Minería trabaja “haciendo un inventario de los hornos, realizando docencia y explicando los riesgos y controlando al menos dos veces por semana que no se reactiven sin permiso”.

El problema está, según contaron conocedores de la zona, en que muchas veces los dueños de los emprendimientos se confían. Muchas veces el hecho de que durante décadas se realizaron procedimientos similares es motivo para que los dueños de los terrenos donde están los hornos quieran repararlos y ponerlos nuevamente a funcionar. Esta es la tarea que habrían realizado habitualmente los operadores que murieron, pero lo cierto es que los procedimientos no están aprobados por los riesgos que presentan.

El control del estado de los hornos, para evitar que intenten ponerlos en funcionamiento, también tiene sus dificultades. Es que muchas veces los productores se avisan cuando llegan las inspecciones de la Policía Minera y detienen y ocultan los trabajos ilegales que realizan.

El futuro de la envasadora 

En el caso del emprendimiento Serrano, la justicia decidió detener al dueño del lugar, identificado como Camilo Serrano. Además, Minería decidió suspender todos los trabajos que se realizan en el lugar y analizarán si vuelven a permitir el trabajo de la moledora y envasadora, que sí tenía autorización para trabajar. Además, el horno donde ocurrió la tragedia quedó totalmente destruido luego de los trabajos de rescate de los cuerpos de José Merceri y Ezequiel González.

Tiempo de San Juan

 

Comparte:

Noticias relacionadas