«Deudas mineras»: Varios proyectos importantes de San Juan deben dinero a la dueña del campo en el que se desarrollan

Luego de que la empresa Campo Cortez Monroy SA (propietaria de la estancia calingastina homónima) saliera públicamente a reclamar por viejas deudas de los dueños de los principales proyectos mineros en marcha en San Juan por la ocupación de esas extensiones, comenzó una potente pulseada entre ambos sectores que en los últimos días tuvo movimiento.

La empresa presentó unas 40 solicitudes de caducidad de esas concesiones por las deudas que arrastran y ahora el Ministerio de Minería de la provincia resolvió convocar a ambas partes a audiencias conciliatorias para intentar mediar, antes de tener que resolver. Ya se celebraron dos, aunque una naufragó porque sus propietarios no se presentaron (Argentina Minera SA, de Ricardo Martínez, y Fortescue, cuyo CEO regional es el ex rugbier Agustín Pichot) y en la otra sí parece haber un inicio de diálogo, con propuestas cruzadas para conciliar.

CCM argumenta que los proyectos de Altar, Rincón de Araya, Azules y Pachón –entre otros- ocupan su propiedad (los yacimientos debajo de la superficie son de uso público y la provincia puede adjudicar su exploración o explotación) pero no cumplen con el pago por servidumbre de paso o daños al que están obligados legalmente.

Por eso iniciaron contactos con las mineras para cobrar, pero ante la resistencia que dicen haber obtenido presentaron reclamos ante Minería y pretenden impedir el traspaso de esos proyectos, lo que genera un problema en el ambiente de las exploraciones porque veda el cambio de manos que es una práctica habitual. Y hasta se trata del único negocio que parece prosperar: la ubicación de los yacimientos y su venta como activo, en desmedro de su conversión en explotaciones. Paso este último que ninguno de estos proyectos potenciales ha dado, algunos de ellos con largos años de dilaciones.

Después de esta ráfaga de presentaciones de los dueños de la propiedad en Calingasta que se inició en marzo, en Minería tomaron cartas y convocaron a las partes a dialogar. Y fijó las primeras dos audiencias de conciliación para el 8 de agosto pasado. De las dos convocadas el mismo día, la empresa responsable de Altar (Peregrine Metals) concurrió con una disposición al acuerdo y hasta ya hubo propuestas cruzadas para resolver la deuda. Pero la restante, el tándem Minera Argentina/Fortescue, no se presentó. Ahora será la autoridad minera la que deba resolver en una próxima audiencia para el acuerdo con Altar, convocada para el 24 de este mes.

En cambio, con Fortescue, que ocupa el proyecto denominado Rincones de Araya, las negociaciones no avanzaron porque la compañía no compareció en la audiencia. Fortescue es la minera australiana que tiene a Pichot al frente y habría comprado a Argentina Minera el proyecto en cuestión. Pero no habría podido aún realizar el traspaso de ese activo, ante la deuda que saltó con el propietario del terreno.

Armando Guevara, accionista y apoderado de CCM, dijo que estima que esa cesión no fue denunciada en el expediente administrativo de la concesión. Y explicó su reclamo: “Argentina Minera SA es propiedad del ingeniero Ricardo Martínez, que tiene más de 40 concesiones mineras en la provincia, todas sin ningún tipo de actividad e inversión y es por eso que se pidió las caducidades de la concesiones. En la venta del proyecto Rincones de Araya, que ocupa la superficie de 27.000 hectáreas del Campo Cortez Monroy, que realizó a la empresa australiana Fortescue, ocultó lo adeudado en concepto de servidumbre de paso, ocupación y daños y perjuicios a la firma que represento, suma por cierto varias veces millonaria dada la superficie que ocupan”.

“Es por eso, y dado que Fostecue todavía no figura como dueña de dicha concesiones ni podrá serlo porque se pidió una medida cautelar que impida las transferencia, trata de dilatar y entorpecer cualquier arreglo. Es que manifiestamente ha ocultado a la empresa supuestamente compradora lo adeudado”, interpretó Guevara.

Por su parte, Martínez y los representantes de Fortescue prefirieron no opinar en público sobre este tironeo entre privados que tiene por epicentro a la zona minera más promisoria de la provincia.

Se esperan los próximos pasos en este expediente, como el avance en las negociaciones con Altar, además de nuevas audiencias conciliatorias con el resto de los proyectos mineros radicados allí y con gran potencial, como Azules.

Tiempodesanjuan.com


Related posts